2016-02-25

Las sustituciones hierogámico-sacrificiales

"Pero de repente sucedió algo asombroso de ver. En efecto, todo el mundo había sentido con claridad el sonido del golpe, pero nadie vio qué lugar de la tierra se tragó a la muchacha. Entonces grita el sacerdote y todo el ejército respondió como un eco, al contemplar aquel inesperado portento procedente de alguno de los dioses, que ni siquiera habiéndolo presenciado sería digno de crédito. Una cierva, efectivamente, yacía entre convulsiones en el suelo, enorme y magnífica de ver, con cuya sangre había quedado rociado de arriba abajo el altar de la diosa."[1]

2016-02-22

El hollycapitalismo o la "guerra tranquila" contra todos

Si utilizamos el término "hollycapitalismo" en lugar de "capitalismo tardío" es porque queremos enfatizar una serie de características de este régimen que no suelen ser calificadas como económicas por las teorías dominantes, y que juegan un papel central en él. También porque estas características distinguen radicalmente al hollycapitalismo del capitalismo clásico, hasta el punto de que podríamos estar ante un régimen radicalmente diferente, que estaría enmascarándose en las formas clásicas del intercambio capitalista, mientras adquiere suficiente preeminencia para poder aniquilarlo y erigirse como forma social hegemónica. Estos elementos que hacen del hollycapitalismo un régimen radicalmente diferente con respecto al capitalismo podemos resumirlos en tres: el dinero fiduciario, la ficción hollywoodense y la guerra no convencional.

2016-02-20

Esclavitud digital

Imagen a partir de esclavos en el Congo Belga (ca. 1900) de Apic/Getty Images [fu/fd] y otros [ua].

2016-02-19

Deconstruyendo la pirámide masónica



Para entender en profundidad el significado de la pirámide masónica, hay que inscribirla en el toroide social, que como hemos mostrado es la forma genérica de la máquina hierogámico-sacrificial.

http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2016/02/la-maquina-toroidal.html

El toroide social es, en términos simplificados, un toroide material rodeado de otro toroide anímico o espiritual. El toroide interior es el cuerpo y el toroide exterior el alma o el espíritu de esa sociedad, de esa zoé. En los polos superior e inferior, el toroide se pliega hacia el núcleo formando dos vórtices, que en realidad son una misma singularidad que vincula ambos vórtices así como la dimensión corporal y la anímica-espiritual de la zoé.

2016-02-17

El capitalismo y el hollycapitalismo en 50 conceptos

Del capitalismo al hollycapitalismo

[01] El hollycapitalismo es la "fase superior" del capitalismo, que surge en su seno, lo "supera", pero sigue conviviendo con él en relación de simbiosis.

[02] En rigor el capitalismo y el hollycapitalismo son dos polos conceptuales entre los que oscilan todas las situaciones reales que se presentan en el sistema.

[03] Simplificando se puede decir que hoy los centros son hollycapitalistas y las periferias son capitalistas, pero teniendo en cuenta que los centros también tienen sus periferias y las periferias también tienen sus centros.

2016-02-13

La máquina social es un toroide



La máquina hierogámico-sacrificial genérica es, topológica y energéticamente, un toroide. Se trata de un mecanismo en el que interactúan materia y energía, cuerpos y almas-espíritus. La energía es el elemento fundamental de la máquina, de una categoría superior a la materia, que es una suerte de condensación o transmutación temporal de energía. La muerte de un bíos consiste en que la energía deja de agregar ese conjunto de materia y se transfiere a otros conjuntos, a otros bíoi, para seguir agregando su materia, y así suponemos que interminablemente. Los bíoi no son más que conjuntos de otros bíoi agregados por energía que fluye entre ellos, como ocurre con los seres humanos y las bacterias que los componen. Y lo mismo en la escala social, regida por la MHS. Los bíoi están vinculados unos y otros, conformando zoés, precisamente a través de energía, en concreto energía libidinoso-agresiva.

2016-02-11

Hollywood en el hollycapitalismo (2/2)


[Continuación de "Hollywood en el hollycapitalismo" (1/2)]

Esto es en definitiva lo que ya anunciaba el Informe de Iron Montain. La guerra solo se puede eliminar si se absorve como paradigma de todo el espectro económico. Si la violencia se contiene por medios artificiales. Es lo que estamos viendo ya generalizarse en la tendencia que va de las guerras convencionales a las de cuarta y quinta generación. La crisis de generaliza, se hace sistémica, se confunde con el orden. La crisis se hace normal en todos los ámbitos, de la misma manera que el trauma de la programación lo invade todo. Enciendes la televisión y ya está la musiquita estresante, miras a alguien en el metro y todos se convierten en policías que te vigilan. De lo que se trata es de ir aceptando progresivamente que la felicidad consiste en aceptar el sufrimiento permanente.

Hollywood en el hollycapitalismo (1/2)



En un artículo anterior hemos tratado del concepto de "hollycapitalismo" y hemos mostrado que este supone una "fase superior", cualitativamente distinta, con respecto al capitalismo. Hemos mostrado que en el hollycapitalismo, Hollywood, en el sentido más amplio del término, juega un papel central, en la medida en que define un paradigama que atraviesa todo el sistema, de la economía financiera al dinero fiduciario, de la ingeniería genética y sus hermanas, la ingeniería social y la geoingeniería, a la guerra de cuarta y quinta generación. También, que el hollycapitalismo es "holy", religioso, de una manera distinta y mucho más intensa que en el capitalismo.

Las tríadas y las trinidades





Veamos ahora en conjunto cómo se relacionan las tríadas miméticas y las trinidades de los dos signos. Tanto unas como otras son una suerte de nudos en los que se concentran las fuerzas en liza. Si las tríadas y las trinidades son, como hemos dicho, las células, las agrupaciones sociales mínimas, si son tan expresivas, tan simbólicas de lo que sucede en el conjunto de sociedad, como el psicoanálisis mostró con los complejos de Edipo y Electra, es porque en ellas se da de manera sintética la vinculación de los elementos libidinoso-agresivos que hemos definido —goce, deseo, amenaza, violencia—. En las tríadas y las trinidades se observa, y se experimenta, de la manera más concreta, cómo deseo y amenaza, goce y violencia se vinculan, lo mismo que todos sus derivados: atracción y repulsión, amor y odio. Las tríadas y las trinidades ponen de manifiesto, muestran, nos permiten experimentar en nuestra propias carnes, que todos estas nociones no se pueden entender desde una lógica dicotómica, de oposiciones, de positivo y negativo, en la medida en que están inscritos en una estructura, en su mínima expresión triangular.

2016-02-09

Los Protocolos de Sión y el Nuevo Orden Mundial (2/2)









[Continuación de "Los Protocolos de Sión y el Nuevo Orden Mundial (1/2)"]

Insistimos en que de lo que se trata en definitiva es de la estructura teatral de la máquina hierogámico-sacrificial. Todo funciona como un gran teatro que centra la atención del público, que concentra los flujos libidinoso-agresivos reales, pero los transforma en una ficción, con el objetivo de desactivar, de neutralizar estos flujos reales, que son en definitiva los que pueden amenazar el orden existente. La estrategia será tanto más eficaz cuanto más crean los espectadores que esta ficción es real, cuanto más se involucren empáticamente en ella. Esta es la clave del populismo, que va de las masas de los regímenes totalitarios clásicos a formas de participación hollycapitalistas solo aparentemente menos totalitarias, como las revoluciones de colores, los movimientos sociales o las grandes ONGs.

Los Protocolos de Sión y el Nuevo Orden Mundial (1/2)
























Un documento imprescindible para comprender nuestro mundo y cómo se transforma son Los protocolos de los sabios de Sión. Para comprender la verdadera política que se esconde detrás de las bambalinas del teatro de la política aparente. Y para comprender lo que está pasando hoy, las transformaciones que está sufriendo el mundo en este momento.

http://www.bibliotecapleyades.net/sociopolitica/esp_sociopol_zion28.htm

2016-02-08

Los "Títeres desde abajo" y los títeres desde arriba


Uno de los ámbitos de lo sagrado en el hollycapitalismo es el terrorismo. El sistema se basa en la captura del goce y de la violencia de los pueblos, y en devolverles ese goce y esa violencia elaborados en la forma de un ritual sagrado. En otras palabras, en reprimir el goce y la violencia de los pueblos, los que intercambian entre sí, en horizontal, y transmutarlos en deseo y en amenaza, que se producen, en vertical, en el marco de ese ritual en el que se escenifican el goce y la violencia sagrados. El terrorismo es uno de esos rituales de escenificación de la violencia fabricada por el sistema para su consumo hollycapitalista. Un negocio más, pero también el negocio que está en la base de todos los demás. Pura transferencia libidinoso-agresiva que es lo que está en la base del resto de los intercambios mercantiles. Fetichismo puro sin mercancía pero que proporciona el paradigma para el resto de los fetichismos.

2016-02-06

El hollycapitalismo, fase superior del capitalismo



Formulemos algunas nociones básicas para delimitar el concepto de hollycapitalismo por oposición o como "fase superior" del capitalismo. En general, podemos decir que el capitalismo es lo que se suele denominar capitalismo clásico, y el hollycapitalismo coincidiría con el capitalismo tardío. Pero nos interesa no hipotecarnos con estos términos y fundamentar la distinción entre capitalismo y hollycapitalismo en el marco de la mecánica hierogámico-sacrificial. Veamos por lo tanto en que se diferencian la máquina hierogámico-sacrificial capitalista y la hollycapitalista.

2016-02-05

Entre el matriarcado y el patriarcado











Pero ahora para poder seguir avanzando en el tema del incesto, debemos comprender un fenómeno que se asocia estrechamente con él, como es el matriarcado. Hay que entender que, como todo en la máquina hierogámico-sacrificial, la noción de paternidad no es simétrica a la de maternidad. La paternidad surge además con posterioridad con respecto a la maternidad. En las primeras culturas humanas lo habitual es que no se sepa quiénes son los padres de los hijos, ni siquiera que exista la noción de padre como tal. Como dice el adagio romano, "mater semper certa, pater incertus". [1] Como es evidente, se sabe con seguridad que los hijos son paridos por sus madres, pero no se sabe hasta qué punto los hombres participan en ello. Hay que entender que estamos en el marco de organizaciones sociales muy distintas a las actuales, formadas por clanes en los que impera la primiscuidad de las uniones sexuales o en todo caso matrimonios de grupo en los que numerosos hombres se unen con numerosas mujeres. Es evidente que la maternidad se pueda adscribir a los bíoi, pero la paternidad, en un principio, solo es adscribible a la zoé. La madre es un bíos pero el padre es una zoé. He aquí una de las asimetrías fundamentales entre hombres y mujeres, pero también, por ello, en la máquina hierogámico-sacrificial.

2016-02-04

El hollycapitalismo devorando a sus hijos



Tres días despúes de la declaración de emergencia internacional de la Organización no Mundial de la no Salud, la campaña de terrorismo eugenésico hollycapitalista se intensifica, sumando a los targets principales —las mujeres en edad fértil, la embarazadas y sus hijos— otros secundarios, como las relaciones sexuales en general. Y aprovechando la propaganda, de paso, para fomentar el aborto. Y por supuesto también la intensificación de la medicalización y la mercantilización de todo lo que va de la concepción a la lactancia.

2016-02-01

La máquina hierogámico-sacrificial

La máquina sacrificial
"La ritualización del asesinato es la primera y más fundamental de las instituciones, la madre de todas las demás, el momento decisivo de la invención de la cultura humana." [1]
Hasta ahora hemos tratado de describir todos los elementos que entran en juego en la máquina hierogámico-sacrificial desde un punto de vista más analítico, enfocando un tema tan complejo como este desde distintas perspectivas, desde distintos planos. Ahora que ya nos hemos familiarizado con estos elementos, vamos a tratar de sintetizar e integrarlos en el todo que es el funcionamiento de la máquina. Empezaremos describiendo la máquina sacrificial, y seguiremos con la máquina hierogámica, hasta llegar a su operación conjunta como MHS. Pero como hemos dicho la MS y la MH no son más que partes de una misma MHS, dos polos entre los que oscila su mecánica. Entre la MS y la MH hay una analogía estructural, una misma lógica pero invertida, casi simétrica, lo que pone de manifiesto cómo ambas son partes de la misma MHS y supone que ambas interaccionan entre sí, se solapan, se sustituyen, se encubren. De manera que al tratar específicamente de la MS estamos haciéndolo implícitamente, no solo de la MHS en la que se inscribe, sino también de la MH como mecanismo complementario, como la otra cara de una misma moneda. Y lo mismo sucederá cuando tratemos específicamente de la MH.