2017-03-14

Santa Brice Taylor (6): la pedofilia de George H. W. Bush y las orgías de Bill, Hillary y Chelsea Clinton


George H. W. Bush coloca la Pirámide Illuminati, con el vértice dorado, sobre sus genitales, mientras observa a sus 6 nietos jugar, en su cama de matrimonio... ¿Está este masón de grado superior al 42, junto a su esposa, hija del satanista Aleister Crowley, realizando un acto de magia sexual pedófila? (Hacer clic para ampliar).

Continuación de http://deliriousheterotopias.blogspot.de/2017/03/santa-brice-taylor-5-la-boda-blanca-y.html.

De todos los presidentes estadounidenses de las últimas décadas el único que no utilizó sexualmente a Brice Taylor fue Jimmy Carter, aunque esta siguió transmitiéndole mensajes desde y hacia el poder en la sombra, como  hacía con el resto (#20). Pero no podemos decir lo mismo de George H. W. Bush.

De la misma manera que Brice estaba destinada al disfrute pedófilo de los presidentes John F. Kennedy y Lindon B. Johnson, su hija Kelly había nacido para ser una "Baby Bush":
"Con los años, Kelly estuvo estrechamente ligada a los traumas que yo recibía. Repetidamente fue torturada y traumatizada delante de mí, en un esfuerzo por mantenerme a raya. La tortura fragmentó su psique para crear múltiples personalidades en su interior, y así poder seguir mis pasos, para ser utilizada después como una «modelo presidencial». Desafortunadamente, no tuvo que esperar mucho tiempo para obtener el llamado «privilegio», ya que nuestro Vicepresidente electo en ese momento, George Bush, era/es un pedófilo y Kelly había sido concebida para ser, como más tarde supe por un agente renegado de la CIA, lo que llamaban una «Baby Bush»

... Bush cogía a Kelly, o a algún otro niño pequeño, y se lo llevaba al baño o a «enseñarle algo especial».

[...] Yo estaba nerviosa, incluso bajo control mental; alguna parte de mí notaba que a mi niña le estaban haciendo daño. La conexión entre madre e hijo a menudo hace innecesaria la presencia física para conocer el estado de un hijo, y era difícil mantener una charla intrascendente con la señora Bush mientras mi hija estaba siendo violada. El Vicepresidente [Bush] volvía a traer a Kelly cuando había terminado. Parecía aturdida y ausente.

Bob Hope arregló muchas otras ocasiones para qué George estuviera con Kelly, en otros lugares diferentes y más privados. Había una casa refugio de fin de semana de los Bush, para cuando iban a las montañas, para que pudiera relajarse, y George llevaba a su perro a cazar aves silvestres. Bárbara se quedaba en la casa cocinando en el horno y haciendo ganchillo, como una típica ama de casa. Yo creo que ella no sabía que su marido abusaba de un montón de niñas. George siempre decía que tenía un lugar especial en su corazón para las niñas" (#25).
Pero Bárbara Bush es hija del reconocido satanista Aleister Crowley, por lo que probablemente sabía muy bien lo que estaba pasando...

Kelly formaba parte también de las fiestas de Bob Hope. Ella y otros niños eran encerrados en una habitación trasera, a la que acudían los invitados con inclinaciones pedófilas:
"Cuando llevaba a Kelly a las fiestas de Bob, la daba como regalo a los conocidos pedófilos a los que les gustaban las niñas pequeñas. Entonces, ella simplemente pertenecía a estos hombres. Con los hombres que sabía que eran pederastas Bob actuaba como si estuviese convencido de que estaba bien tener relaciones sexuales con un niño. Sin llegar a decirlo con palabras, adoptaba esta actitud, y luego cuando la persona ya había violado a la niña decía algo así como: «¿Sabes qué podrían significar en tu carrera noticias como ésta?... ¿a tu familia?» En las fiestas, aquellas criaturas estaban encerradas en una habitación trasera. Estas noches, yo estaba programada para actuar como «la azafata», tenía instrucciones de acompañar a los hombres a la sala donde los niños esperaban para este propósito. Incluso estaba programada para facilitar la elección de la criatura que querían para esa noche. A veces, en función del programa, incluso ofrecía a mi hija a aquellos hombres.

Llevaba a Kelly a las fiestas de Bob cuando iban a ir hombres que tenían «preferencia por los jóvenes». Bob utilizaba este término con gente como George Bush. Cuando Kelly casi tenía tres años se la ofreció a George Bush para que satisficiera sus deseos pedófilos. Bob invitaba a un grupo de hombres con «preferencia por los jóvenes», y luego les proporcionaba un grupo de criaturas, niños y niñas, para su placer (#25).

El President Ronald Reagan, el Vicepresident George H. W. Bush y Bob Hope. Entre los compañeros de correrías pedocriminales parece haber una especial complicidad, similar a la de los colegiales que hacen travesuras juntos. Solo que en este caso sus travesuras son traumáticas, cuando no mortales, para sus víctimas.

Pero lo importante de todo esto es comprender que no estamos ante inclinaciones pervertidas puras y simples, excepcionales, como tratan de hacernos creer los medios de desinformación. La pederastia es parte de una estructura de poder-religión que es inseparable de estas tramas de perversión, sadismo, amenazas, compromiso, chantajes, depravación, objetualización y mercantilización de las personas, etc. El satanismo encaja en todo esto. Es simplemente el caso límite, el extremo de la pirámide.
"A la gente a la que [Hope] realmente quería poseer o utilizar les hacía fotos del abuso sexual, con cámaras ocultas. Sabía exactamente cómo llegar a esta gente. Después, más tarde, les mostraba una foto de la violación de una niña y les decía: «Por supuesto que no queremos que estas fotos, o cualquier otra de este tipo, lleguen a manos equivocadas y arruinen toda tu carrera, ¿verdad?» Después, simplemente le decía al hombre lo que quería, a cambio de impunidad. A menudo, esto lo hacía para conseguir que otro «amigo» suyo, en alguna posición «clave» en el Gobierno, mirara hacia otro lado cuando un caso se hundía, o para conseguir que un proyecto de ley fuera aprobado o vetado. Sabía exactamente cómo controlar a estos hombres, y ellos normalmente cumplían" (#25).

GEORGE H. W. BUSH JUEGA A GUILLERMO TELL CON TAYLOR

 
A George H. W. Bush le gusta jugar con pistolas y esclavas sexuales... Guns and Roses.

Otro ejemplo de en qué consiste el verdadero poder-religión y los altos niveles de las logias. En el Jordan Ranch de Bob Hope Brice Taylor participa en una cacería salvaje. Como las que nos cuentan los autores clásicos como tapadera, como las "metamorfosis" de humanos en animales, para que no se entienda que los sacrificios humanos nunca se han abandonado y son la clave de dicho poder-religión. A Brice la sueltan en el rancho y es perseguida por George Bush Padre, que llega en un helicóptero, como en las películas, con ganas de jugar a Guillermo Tell con la esclava:
"Después de lo que me pareció mucho tiempo, George Bush salió de una vieja estructura tipo letrina que había en el rancho de Bob y tranquilamente se me acercó y me dijo: «Me juego lo que quieras que nunca te habrías imaginado que me escondería ahí, ¿verdad?», y se echó a reír. «Bueno, me gusta mucho jugar al escondite, pero aquí sólo estamos nosotros dos, así que vamos a jugar a otro juego que sólo requiere a dos, a nosotros dos».

Hice sí con la cabeza, helada de terror.

«Resulta que tengo una manzana. Una hermosa manzana roja, aquí en el bolsillo». Sacó la manzana, y dijo: «Sé que se supone que el juego se debe practicar con un arco y una flecha (yo había recibido un disparo accidental con una flecha en la mandíbula, cuando tenía cinco años), pero he olvidado traerlos. Pero sí me he acordado de traer mi revólver». Y sacó un arma del otro bolsillo. «Bueno, este juego se llama Guillermo Tell, y tú tienes que hacer de Guillermo. Ahí, tú te quedas quieta ahí, así que si me equivoco, la bala irá a parar al árbol, en lugar de ir sin control».

Me colocó frente a un roble y me puso la manzana sobre la cabeza. Entonces, yo ya estaba llorando. No podía evitarlo, ni podía controlarlo. «Por favor, no haga daño a mis niños nunca más», le supliqué.

Bush dijo: «Shhh, no interrumpas. Ahora estamos jugando. Ahora sólo te quedas muy quieta, y recuerda, tu nombre es Guillermo Tell, y esto es lo que pasa si no lo haces»: lentamente, cargó la pistola y apuntó a la manzana en la cabeza, o a mí, no sabría decir a dónde. Entonces, tomándose su tiempo, dijo muy despacio mientras apuntaba: «Ok ¿estás preparada para empezar con el juego? ¿Lo dirás?»" (#25).
Georges H. W. Bush jugaba con el doble sentido de "Will you tell?" y "William Tell". Como alto masón, superior al grado 42 según James Casbolt, sabe muy bien que los símbolos tienen un doble sentido, exactamente como los disparadores de control mental. Sabe que son tapaderas para los profanos de las prácticas reales de violencia y sadismo, al tiempo que tapaderas de los álters inconscientes para el frente consciente de los MK Ultra. La misma mecánica a dos escalas diferentes. Todo esto lo debe saber muy bien el pervertido Bush, porque hay una vinculación muy estrecha entre masonería, satanismo, programación mental y ambivalencia simbólica.
"Cerré los ojos con fuerza y él bajó el arma, mientras suspiraba con verdadero disgusto: «No, no, no puedes cerrar los ojos, tienes que ver esto que sigue. De lo contrario, no sería divertido».

Entonces, abrí los ojos, y George volvió a apuntar y dijo: «Recuerda que esto es lo que pasa si no lo DICES» ['... if you don't TELL' ]. Siguió apuntando y volviendo a apuntar, tratando de hacerlo bien, y luego me volvió a preguntar si estaba lista.

«Sí señor», contesté.

Bajó el arma para escucharme. A continuación, volvió a apuntar: «Y ahora ¿cuál es el mensaje mágico?»

«No lo digas» [Don't TELL], contesté. Inmediatamente, disparó e hizo caer la manzana de mi cabeza. Tenía un agujero en medio y le faltaba una gran parte, y él se acercó, la cogió del suelo y dijo: «Parece que esta vez hemos ganado los dos" (#25).
Si nos hemos detenido tanto en este episodio es porque es tremendamente revelador de en qué consiste, en última instancia, el poder-religión. Bush es el verdugo y Taylor la víctima. El asesinato gratuito es el sacrificio. El poder-religión se alimenta siempre de este límite, de esta violencia en potencia, que sigue siempre operando como amenaza. Bien con la víctima misma o bien con víctimas con las que otras víctimas potenciales se identifican, o con las que están muy vinculadas emocionalmente. Víctimas en acto y víctima en potencia. Esta es la mecánica sacrificial que es la base del poder-religión, junto con la hierogámica.

Como alto iniciado masón, el amoral y perverso Bush conoce muy bien esta mecánica sacrificial, y tienen que experimentarla regularmente, porque es de la que obtiene su poder y su saber. Poder y saber que es en última instancia el de manipular a otros humanos, conseguir que hagan lo que él quiere que hagan. Y todo ello en secreto, bajo amenaza de muerte. En esto consiste la masonería y la mafia, que en la cumbre coinciden.

Bush Padre no llega donde llega porque sea muy inteligente, muy culto, porque sepa mucho de política, de economía o de relaciones internacionales. Si Bush llega a ser Vicepresidente, y luego Presidente de Estados Unidos, es porque está inscrito en toda esta trama de perversión, criminalidad y compromiso. Porque conoce la mecánica sacrificial y cómo utilizar a las personas con ella.

Y además vemos cómo otra clave de toda esta mecánica es la mentira y el secreto. La ocultación a los profanos, con símbolos dobles como "William Tell - Will you tell?", de la verdadera mecánica sacrificial del poder-religión. El perverso Bush amenazando a una esclava indefensa es todo un símbolo para comprender nuestro mundo y sus llamadas "élites", que son sistemáticamente las más deprabadas.


Ronald y Nancy Reagan en Hawai en 1984.

En la Isla de Maui (Hawai) Taylor era utilizada para sastisfacer sexualmente al Presidente Reagan y pasarle mensajes del Consejo. Al mismo viaje acudió el Vicepresidente Bush y otros líderes y embajadores internacionales. Acababan de ser elegidos, y era una primera oportunidad para establecer relaciones con muchos de ellos, para futuros "negocios"... Desde Maui Taylor debía nadar hasta un velero, en el que le proporcionaban mensajes para los políticos. Había sido programada especialmente para nadar largas distancias, en aguas frías, en su entrenamiento junto a delfines (#25).


"Los Juegos del Hambre", enésima película realizada para reforzar la programación mental de los esclavos programados.

En otra ocasión, de nuevo en el Rancho Jordan de Bob Hope, Brice y su hija Kelly fueron víctimas de unos juegos de guerra, en los que hombres vestidos de militares las perseguían, mientras Hope les daba órdenes por walkie-talkie:
"Ok, ahora violadla" (#25).
Conviene recordar que películas como "Los Juegos del Hambre" forman parte de la programación de esclavos MK Ultra. Hoy el 95% de Hollywood es programación mental en mayor o menor grado.

A Taylor y a su hija Kelly las drogaban para participar en estos ejercicios militares, de manera que no podían distinguir entre la realidad y la ficción. Algo parecido pasa con el espectador hollywoodense y hollycapitalista, que se somete regular y voluntariamente a estas dosis de miedo, violencia, sadismo y obscenidad, viendo las películas y los noticiarios que las élites les vomitan, para hacer de ellos corderos programados.

Taylor nos sigue narrando los ejercicios militares en el rancho de Bob Hope: 
"Aquellos hombres estaban disparando sus armas y lanzando granadas de mano. Como ahora he revivido el recuerdo puedo darme cuenta de que las granadas de mano y las armas de fuego eran falsas, pero las drogas que me suministraron hacían que lo sintiera todo muy real y muy aterrador."
Aquí vemos como ejército y espectáculo se vinculan. Como venimos diciendo, esto es fundamental para entender cómo la ficción crea la realidad. Todo ello remite en definitiva a la mecánica hierogámico-sacrificial.
"Mientras aquellos hombres me disparaban, yo corría para salvar mi vida, pasando por debajo de los arbustos, tratando de mantenerme con vida para poder encontrar a mi niña; y las drogas me imposibilitaban pensar con claridad. Me habían dicho que la vida de Kelly dependía de que la encontrara rápidamente. Un helicóptero que volaba por encima nuestro aterrizó cerca, y finalmente encontré a Kelly, desnuda y acurrucada cerca de un pequeño matorral de arbustos. Estaba muy sucia y había llorado tanto que sus pequeños ojos estaban hinchados, casi cerrados, y tenía el rostro cubierto de polvo y de lágrimas, todo mezclado. Lloraba con tanta fuerza que temblaba, y empezaba involuntariamente a sollozar y a convulsionarse, que es lo que los niños hacen cuando han llorado durante mucho tiempo. La recogí y la llevé, siguiendo las indicaciones, hacia el helicóptero. Debido al grave trauma, he sido incapaz de recuperar el resto de esta devastadora experiencia. Este es el tipo de actividad que estos hombres necesitan hacer para garantizar, por razones de seguridad nacional, que una madre y su hija nunca puedan recordar las experiencias perversas en las que fueron utilizadas por Henry Kissinger, Bob Hope y la agenda de nuestros otros controladores de alto nivel" (#25).

Base de la Fuerza Aérea Edwards, en California, donde programaban colectivamente a la familia de Brice Taylor. Detrás de estos hermosos paneles el nazicapitalismo esconde hoy sus campos de concentración, mientras demoniza de manera hipócrita otras dictaduras más mediáticas. El espectáculo del nazismo alemán, entre otros, está ahí para encubrir la realidad del nazicapitalismo global contemporáneo.

En 1982 nació Daniel, el tercer hijo —oficial— de Brice Taylor, que sería sometido a programación mental, como el resto de la familia. Aunque con menos dosis de trauma y más de programación:
"Cuando Danny era pequeño íbamos juntos a programación [en instalaciones de la NASA]. Tenía un año cuando le crearon sus archivos mentales internos, con el fin de que tuviera una amplia gama de puntos de acceso, sin la necesidad de tanto trauma, como cuando crearon los míos. El tiempo había demostrado a nuestros controladores que el trauma en sí era una de las causas de que los esclavos fracasaran. Así que a Danny se le aplicó la tecnología más reciente, desde el nacimiento. Danny y yo fuimos altamente programados, y recibimos programación cruzada a la vez" (#25).
A Daniel también le programaban en Disneyland. En la Base de la Fuerza Aérea Edwards programaban a Brice y a sus hijos Kelly y Daniel, también de forma cruzada. A Kelly también la programaban en la la base de Point Mugu, en Ventura County, Oxnard, California.


INCENTIVOS SEXUALES Y PEDOCRIMINALES PARA LOS ÁNGELES DODGERS


El equipo de Los Ángeles Dodgers celebran una victoria en 1963.

Con el equipo de béisbol de Los Ángeles Dodgers volvemos a ver un escenario similar al del equipo de fútbol americano de la USC, del que nos hemos ocupado ya:
"[El entrenador] Tommy Lasorda dio un nuevo significado a la alineación de los Dodgers. En vez de elegir a los Dodgers, eran las mujeres y los niños los que hacían cola para que el equipo de béisbol los escogiera, para tener relaciones sexuales con ellos. Un incentivo para que los Dodgers lo hicieran mejor, ¡para ganar más! Si ganaban, podían elegir; si perdían, no había ninguna mujer.
«Los diamantes de los Dodgers» tenían un doble sentido. Además de que al campo de béisbol se le llamara también campo de diamante, según mi experiencia, esta expresión hacía referencia a «los diamantes de los Dodgers": las mujeres mentalmente controladas que los Dodgers podían seleccionar para tener sexo con ellas. A menudo Lasorda utilizaba un lenguaje críptico, con la intención de manipular e inspirar a los Dodgers. He aquí un ejemplo. Una tarde, mientras hablaba con el equipo, dijo: «Si jugáis bien en el diamante de los Dodgers (el campo de juego), obtendréis a cambio un 'diamante de los Dodgers' (una esclava sexual). Y es que las esclavas sexuales del tipo modelo presidencial a menudo llevaban diamantes como identificadores del programa. Mi hija y yo también llevábamos diamantes" (#26).
Como vemos, la mecánica es siempre la misma: el premio que se obtiene por ganar es estar con una esclava sexual. Y el entrenador-controlador utiliza, como hemos visto con Bush, dobles sentido con los jugadores, también probablemente controlados mentalmente muchos de ellos. Siguen funcionando como disparadores, pero ahora los controlados son los sádicos, los verdugos, en lugar de los masocas, las víctimas. Ya hemos visto que el control mental opera entre ambos polos.


Jugadores de Los Ángeles Dodgers en un vestuario en 1962.
"De vuelta en el vestuario de los hombres, cuando las mujeres y los niños de la «alineación de los Dodgers» estaban en sus puestos, Lasorda apuntaba a una mujer o a un niño, que había sido «elegida/o» por un jugador y decía «ha elegido esta/e». Nunca se refería a nadie por su nombre, simplemente le señalaba y decía: «esta/e». Era parte del «juego», al que jugaban después de una victoria. A los Dodgers no se les permitía venir y elegirnos a uno de nosotros. Tenían que decirle a Lasorda a quién querían, y luego él hacía el anuncio."
Este es otro detalle importante, porque nos muestra cómo este premio sexual se vincula a la relación de poder entre el entrenador-controlador y los jugadores-programados. Él es, finalmente, el que ofrece el "regalo", la gratificación.
"A continuación, teníamos que dar un paso adelante, hacia el jugador que nos había escogido, e íbamos con él a otra habitación, a un rincón o a donde él quisiera. A veces, el vestuario se llenaba de Dodgers teniendo relaciones sexuales con mujeres y niños, durante la séptima entrada, para «inspirar y fortalecer el equipo», como decía Lasorda. Pero la mayoría de las veces se hacía después de un partido en que hubieran ganado. [...]

Cyndy Garvey (ahora ex-mujer de Steve Garvey) a menudo formaba parte de la «alineación de los Dodgers» de mujeres y niños, para ser utilizados sexualmente por los jugadores, después de ganar un partido. Mi hija Kelly también fue utilizada ocasionalmente. Normalmente ellos ponían a Krish y a Whitney (las hijas del Garvey) en la alineación. Los jugadores que mejor lo hacían eran los primeros en elegir.

Una noche pusieron a Krish y Whitney en la alineación; era la primera noche de Whitney. Ya tenía «edad suficiente» para participar, aunque sólo tenía cuatro o cinco años. Cyndy empezó a gritar: «¡No, a Whitty no!» [...] Dos hombres dieron un paso adelante y cogieron a Cyndy por los brazos y se la llevaron. Condujeron a Whitney a la habitación de al lado, y todos pudimos oír sus gritos. Fue horrible. [...]

Cuando volvieron a traer a Whitney, apenas podía caminar. Ella no formó parte de la alineación aquella noche, estaba demasiado herida. [...]

Las noches que los Dodgers perdían no se jugaba a la alineación de los Dodgers, y todo el mundo podía irse a casa. Pero no antes de que nos vieran a todos en fila, antes de marcharse" (#26).
Este es otro detalle importante. Tienen que observar a las mujeres y a los niños también cuando no pueden tener relaciones con ellos. Hay una oscilación entre el deseo y el goce, igual que entre la amenaza y la violencia, que tensa toda la mecánica hierogámico-sacrificial.

Vemos en lo que consiste el deporte de alta competición. La carne fresca es el motor, el incentivo que tensa toda la maquinaria. La misma mecánica que ha impulsado siempre la guerra la vemos, sublimada y encubierta en el deporte de alta competición. Y esta brutalidad es la que, de manera oculta y subliminal, mueve a las masas. Y al mismo tiempo, en la superficie, reina la retórica de las reglas, del juego limpio, de la mediación del árbitro. Pero ambas son dos caras de la misma moneda. 11 y 11 como el número de jugadores del deporte rey.

Pero además Taylor nos cuenta que al estadio de los Dodgers acudían Ford, Reagan, Bush, y otros muchos líderes internacionales, y que allí se hacían "negocios" encubiertos entre ellos y con otros grupos mafiosos.

También grababan pornografía infantil con los hijos de Taylor, y de los citados Steve y Cindy Garvey, y otros muchos, a menudo a la vez con madres e hijos (#26).


Brice Taylor.

Taylor nos dice que para Ronald Reagan ella
"era tan «real» que a veces olvidaba que era un robot programado. Decía que eso le gustaba porque, «obtienes todos los beneficios de un robot con una suavidad humana añadida»" (#27).
Este es otro tema crucial para entender el transhumanismo y su vinculación con el control mental. Evidentemente el transhumanismo no consiste solo en un mundo lleno de ventajas tecnológicas que nos harán la vida más cómoda, como nos cuentan. Pero tampoco lo más terrible es el tema de la implantación de dispositivos biotecnológicos en nuestros cuerpos. Lo crucial del transhumanismo es la convergencia, a medio-largo plazo, del ser humano con la tecnología, de manera que esta terminará dominando a las sociedades humanas por un pura y simple necesidad de supervivencia. 

Stanley Kubrick nos ha hablado de esta deshumanización implícita en el transhumanismo, mejor que nadie, en su filme "2001: Una Odisea del Espacio". Y Jay Weidner ha sabido interpretarlo también muy bien como una forma de pérdida del alma, al mismo tiempo que esta es transferida a la inteligencia artificial que nos piensa ("Beyond the Infinite: Kubrick's Odyssey II").

Ronald Reagan siguió utilizándola como esclava sexual en distintos lugares, como en la Isla de Cozumel (Yucatán) o en la Isla Catalina (República Dominicana) (#28). Al mismo tiempo que seguía siendo un archivo mental para poner en conexión a distintas figuras del poder en la sombra.


PROGRAMACIÓN CRUZADA O "TWEENNING"


Brice Taylor con su hija Kelly.

Sonreir en las fotos es un acto de programación mental hollycapitalista de masas, bajo amenaza de trauma por parte del Gran Hermano. El que no sonríe en las fotos es demonizado por el grupo. Esta acción debe entrenarse con frecuencia. De ahí la proliferación de los selfies, que son reverencias al Gran Hermano, signos de reconocimiento a la divinidad hollycapitalista que nos mira desde el otro lado de las cámaras y las pantallas. En esto los MK Ultra, como en tantas otras cosas, con sus sonrisas robóticas, son referencia para los seres profanos o menos programados.

Sobre la programación cruzada Brice Taylor nos da más detalles, como del momento en que las programaban a ella y a su hija Kelly juntas, en el tiovivo del muelle de Santa Mónica:
"Un hombre nos subió a ambas a los caballitos y nos dijo, «atadas juntas, sois una sola». Había otra programación espejo y sugestiones que creaban confusión sobre dónde empezábamos o acabábamos, físicamente, Kelly y yo. No había identidades separadas" (#28).
Imposible no pensar en los templarios, que montaban también a dos en los caballos, creemos que, de la misma manera, en el marco de una programación mental.

En la base de Point Mugu la entrenaban y programaban con delfines, para nadar largas distancias, y en aguas frías, así como en telepatía con estos animales. Además, allí se grababa pornografía con los delfines, como en Malibú (#29). También grababan mucha pornografía, incluida la que se hacía con delfines y otros animales marinos, en la Isla de Kauai (Hawai) (#34). Lo interesante es que el tema de la pornografía está vinculado a la programación cruzada o "twinning":
"Además de toda la programación regular, también nos programaban para ser un equipo sexual madre-hija. Había un montón de programación establecida en la que se nos hacía creer que éramos almas gemelas, «dos guisantes de una vaina», decían. Estaba programada para creer que una mitad de mí se encontraba en ella y una mitad de ella estaba en mí. Había mucha confusión de identidades. Nos programaron para estar totalmente sincronizadas, por lo que podíamos fluir juntas y trabajar en armonía, mientras servíamos sexualmente a quien fuera, para el que nos enviaran" (#29).
Y nos muestra hasta qué punto la programación mental está mucho más extendida de lo que la mayoría piensa, operando a distintos niveles:
"Mucha mucha gente estaba bajo control mental, y habían estado trabajando para ellos durante años; hombres y mujeres que eran dentistas, abogados, corredores de bolsa, médicos, psiquiatras, psicólogos, políticos, banqueros, directores de empresa, ingenieros, directores o propietarios de diarios, personal de enfermería, maestros, directores, etc. etc. etc.. Y todas estas personas programadas se utilizaban para promover «la causa», cada uno de ellos colocado en posiciones estratégicas, para ser utilizados por el Consejo.

La tecnología disponible era tan avanzada que la mayoría de la gente ni siquiera podía imaginársela. Esto superaba con creces cualquier cosa que se pueda ver en películas de ciencia ficción o leído en libros: la automatización total, incluso de personas.

Tenían operativos de control mental en puestos de trabajo, que viajaban mucho y les utilizaban a nivel internacional para promover su causa. Consideraban que tenían todas consigo para tener éxito en sus planes, ya que en ese momento muchos estaban completamente bajo su control. Eran capaces de controlarlos mediante señales universales. Ponían ciertas palabras, frases o símbolos en los medios de comunicación actuales (cine, televisión, periódicos, música, etc.) y los robots del control mental eran activados para intensificar su ritmo. Ciertas palabras se habían vinculado, a través de la programación, con diferentes funciones que estos robots tenían asignadas. Así que todo lo que tenían que hacer era escuchar combinaciones de palabras, tonos, frecuencias, etc., y les podían dar órdenes a todos, en muy poco tiempo, para que llevasen a cabo sus instrucciones programadas" (#29).
Taylor insiste en los subprogramas de suicidio:
"Cuando los recuerdos de los acontecimientos que estaba programada para olvidar empezaban a afluir a mi conciencia, yo debía responder haciéndome cortes, quemándome o saltando desde lo alto de un rascacielos, en Los Ángeles. Pensaba que tenía que estar realmente alterada psicológicamente por querer hacer algo así. Simplemente no podía entender qué me estaba pasando y por qué estas órdenes de autolesión  me incitaban continua y compulsivamente a herirme o matarme" (#30).
Nos habla también del control del tráficos de drogas y de armas por parte del Consejo, y de cómo se utilizaban buques de la Armada o de la Guardia Costera para transportarlas, a cuyos responsables se les daba un "incentivo" por la colaboración:
"Durante el transporte de drogas, siempre me asignaban a altos mandos de los buques, con órdenes de complacerles con todo lo que desearan. Así es que, normalmente me llevaban a las dependencias privadas del almirante o del capitán. Aquellas habitaciones eran agradables, pero pequeñas, y me decían que esperara instrucciones o tuviera relaciones sexuales con ellos" (#31).
Y nos muestra la vinculación entre el control mental de masas y la geoingeniería:
"La tecnología de guerra de frecuencias que poseían haría las armas y municiones convencionales impotentes, porque aquellos que blandiesen pistolas estarían sometidos a nuevas armas a base de frecuencias de ondas cerebrales que los alterarían, de tal manera que no podrían llegar a concebir el cometer un acto violento. A la sociedad se la mantendría en la ignorancia de todo esto, hasta que estos autoproclamados supervisores de nuestro mundo hubiesen intensificado completamente el control mental de la población. Entonces no les preocuparía que tuviesen armas obsoletas, porque estarían sometidos a una calma total, controlados y orientados por frecuencias electromagnéticas específicas. Ningún individuo sería capaz de cometer un crímen contra otro. Mis controladores se referían a esto como «crear la paz en la tierra, al estilo contemporáneo»" (#31).

TRÍOS DE BILL Y HILLARY CLINTON CON ESCLAVAS SEXUALES


Hillary y Bill Clinton en la campaña del segundo a Gobernador de Arkansas.

Brice Taylor y su hija Kelly fueron prostituidas con Bill Clinton, antes de que fuese presidente, en Klamath Falls, Oregón:
"Cuando nos reunimos con Clinton, nos dijo: «Ya sabéis que ahora soy vuestro jefe, y tenéis que hacer exactamente lo que os diga. Estáis bajo mis órdenes». Con un tono de voz robótico me dijo que le hiciera sexo oral y que me tendiera en el suelo, que era donde me correspondía estar. A continuación, Kelly, robótica, le satisfizo sexualmente, después de que yo le entregara un mensaje, y antes de que nos echara de su habitación" (#33).
Como se ve, la norma entre los poderosos es tratar a otras personas como objetos, disfrutar sádicamente de su dominio sobre otros seres humanos. Si no se comprende esto no se comprenderá nada del poder-religión.

Pero también vemos en este episodio con Bill Clinton como esta dominación sádica es cobarde. Porque lo habitual es que actúen protegidos por toda una trama de poder, y porque lo hacen contra esclavos indefensos, que no tienen otra opción que obeceder o morir. Lo más sorprendente de todo es que la masas aclamen a estos desalmados y pervertidos, que sean tan ciegas para comprender esta lógica tan obvia.

Lo importante es comprender que estamos ante algo estructural, ante algo que conforma la mecánica de poder. No es que determinadas personas concretas sean excepcionalmente perversas, sádicas o inhumanas. Esto es en parte cierto. Pero lo crucial es que estas personas simplemente forman parte de una trama de poder-religión que es estructuralmente perversa y sádica. Una red que está por encima de ellos, que los trasciende, por así decirlo.

Esto no significa que no sean responsables o culpables de lo que hacen. Se trata simplemente de una cuestión de comprensión de la mecánica del poder-religión.

Para que no comprendamos todo esto están permanentemente escenificando, en los aparatos de Estado corruptos y en los medios de desinformación, todo tipo de casos de criminalidad y corrupción, pero relativamente aislado del conjunto del sistema. Para que creamos que son producto de la maldad concreta de ciertos individuos. Para que no comprendamos que la maldad es inherente a la mecánica del poder-religión, que se concentra de manera más intensa a medida que ascendemos en la pirámide. Que cuanto más arriba más recursos tiene el sistema para enmascararse.

Taylor también se encontraba con Clinton en barcos, como en la Isla de Kauai (Hawai). Henry Kissinger le daba a Brice cocaína, para que se la ofreciese a Bill y a Hillary Clinton, y a continuación tenía sexo con ellos. Era utilizada sexualmente en tríos, con parejas estables como los Clinton, para reforzar su vinculación (#33).


La lesbiana Hillary Clinton mirando el escote de Christina Aguilera, en 2012.

También tenía encuentros lésbicos, en la Casa Blanca, con Hillary, que la ataba para "quedar fuera de peligro". Y recuerda que estuvo una vez con ella, con su hija Chelsey y con una cantante famosa, en en un "ritual sexual":
"También recordé experiencias en las que estaba en la Casa Blanca con Hillary, Chelsea y una famosa cantante femenina, formando parte de un ritual sexual" (#33).


Bob Hope y el Presidente Bill Clinton en la Casa Blanca en 1995. Otra vez, entre ellos parece haber una gran complicidad, que achacamos a la utilización de las mismas esclavas sexuales.

La mecánica de las tribus de cazadores o guerreros primitivos, que se cohesionaban violando y sacrificando a vírgenes, sigue presente en las "altas" esferas, que son al mismo tiempo los "bajos" fondos.

Con respecto a la Presidencia de Bill Clinton, nos dice algo muy importante para entender la transición al Nuevo Orden Mundial, que hoy padecemos. Y que nos permite entender también en qué consiste la era Trump:
"Estaban tratando de desestabilizar al Gobierno derribando al Presidente. Su plan era que «una piedra angular caerá y desestabilizará aún más al pueblo estadounidense. Primero Nixon, ahora Clinton, así la gente perderá la fe en sus líderes y el estilo de vida democrático». Porque querían cambiarlo y que se decantara hacia el Orden Mundial. Yo ya sabía en 1993, mucho antes del caso Mónica Lewinsky, que si Clinton era derribado habrían conseguido otra vez su plan y así llevarnos hacia el Nuevo Orden Mundial" (#33).
Bill Clinton también utilizaba al equipo sexual de madre e hija Brice y Kelly (#34). Y Taylor también fue utilizada sexualmente por Al Gore, quien cree que es también un programado mental.


SYLVERSTER STALLONE, OTRO PEDERASTA MÁS A LA LISTA


Sylvester Stallone y Bob Hope, además del Presidente Gerald Ford y William Holden, en 1977.

Otro de los que disfrutabaN de los servicios sexuales de Taylor y su hija de 13 años era Sylvester Stallone:
"A Stallone le gustaba tener sexo en grupo con una gran cantidad de mujeres; y le gustaba hacerlo con Kelly [que entonces tenía 13 años] y conmigo al mismo tiempo. [...]

Kelly y yo entramos en la casa y fuimos a una sala oval, donde había otras chicas esperando. Una era japonesa y otra morena. Al principio todas nos sentamos y nos miramos las unas a las otras, sonriendo avergonzadas. Sly apareció con una toalla blanca alrededor del cuerpo, prácticamente desnudo, y nos saludó. Nos dijo que teníamos que esperar hasta la 5ª ronda, pero esta nunca llegaba. Se rió y nos llevó a la habitación. Señaló a Kelly y dijo: «La quiero a ella primero». Le dijo que tenía el aspecto de Bo Derek, y la besó, antes de que ella comenzara con su hábil y entrenado repertorio sexual. Stallone esnifaba cocaína, y duraba el sexo en grupo mi labor era acordarme de ofrecerle más. Tenía una pequeña cuchara, que se le quedaba atrapada en la nariz al esnifar el polvo blanco. Besando a Kelly dijo: «Bob tiene buen gusto». Echándole el pelo hacia atrás y besándola más profundamente añadió: «y mejora con el tiempo». Cuando terminó, satisfecho sexualmente, con ella, le dio la vuelta y dijo: «Descansa, niñita», mientras pasaba al resto de chicas que esperaban turno" (#34).
Stallone le decía a Taylor que le gustaba hacerlo con esclavas, porque no le generaban problemas. El intérprete de "Rambo" también filmaba pornografía con delfines en Kauai, con Brice y sus hijos.

A Brice y a Taylor también las prostituyeron con Charlon Heston, y a la madre con el jugador de baloncesto Kareem Abdul Jabbar (#34).


LA CUMBRE DE LA MASONERÍA ES EL SATANISMO

Gracias a las experiencias directas de esta MK Ultra con muchos personajes vinculados con los altos niveles de la masonería, nos puede hablar de lo que se esconde detrás de todas sus fraternales cortinas de humo, como dice Fritz Springmeier:
"... un hombre tiene que pasar por una serie de iniciaciones satánicas y, a medida que avanza hacia niveles más altos, se encuentra que está atrapado, teniendo que guardar el secreto, mediante la amenaza de consecuencias si no lo hace, que incluyen la muerte. Una vez alcanzados los niveles superiores, este hombre sabe que él o su familia serán asesinados si alguna vez revela el conocimiento secreto. Esta iniciación en la que se ve comprometido, en última instancia, implica rituales de sangre y violaciones. Así es que muchos de estos hombres han tenido que «vender su alma al diablo», tomando un juramento mediante rituales satánicos, para servir y proteger a sus hermanos compañeros de logia, sin tener en cuenta los hechos realizados para cumplirlo. [...]

Si alguno de vosotros ya es masón, quizás querrá saber que el conocimiento secreto, en la parte alta de su organización, conlleva el abuso ritual de mujeres jóvenes, que son violadas en un altar, como parte de un proceso de iniciación. Lo sé porque yo he estado allí. A mí me pasó. Me llevaron a lugares al aire libre, durante los años 50 y 60, y me sometieron a rituales satánicos, realizados por varias sociedades fraternales masculinas, incluyendo los Masones y los Shriners (#35).

EL CONSEJO SE REUNE EN ALTA MAR, ENTRE TIBURONES...


El filme "Tiburón" de 1975, es también parte de la programación MK Ultra.

Taylor también estuvo, en alguna ocasión, con lo que denomina el "Consejo":
"Un día, un grupo de hombres poderosos se reunieron en una sala de la Mansión Wrigley, en la cima de la colina de Avalon, en Isla Catalina. Yo estaba allí supuestamente para servir a los hombres bebidas y aperitivos, en bandejas de plata. Horas antes de la reunión se me mantuvo en aislamiento en una sala lateral. Dos hombres trajeados me inyectaron drogas en el brazo y me prepararon, como siempre, antes de ser utilizada. Iba vestida con ropa calada blanca, muy cara: un vestido de algodón bordado que me proporcionaron para la ocasión. Un hombre de los que destacaba en el grupo era un hombre alto, con un traje oscuro con rayas. Tenía el cabello blanco espeso y a veces llevaba gafas. Estaba a menudo en estas reuniones en Wrigley. Las reuniones parecían muy importantes y secretas.

Después, yo tenía relaciones sexuales con diferentes hombres que me asignaban. Me encontraba con ellos en yates privados o en habitaciones de la Mansión Wrigley. Algunos de ellos eran posesivos con mi tiempo, y no se daban cuenta de quién era yo. Supongo que pensaban que era sólo una criada. Algunos intentaban incluso sobornarme con dinero, joyas o viajes. [...]

Como ya he explicado antes, el Consejo está integrado por un grupo secreto y poderoso de hombres, que no son públicos, y se reúnen en la sombra. Su verdadero poder y capacidad de gobernar a las masas proviene del hecho de que son desconocidos para el público. Viven en un ámbito propio, con poco contacto con el exterior. Pero tienen muchas personas probadas a fondo, elegidas y muy programadas, o alineadas, que hacen su trabajo en el exterior, les proporcionan la información que necesitan, establecen los contactos necesarios, para asegurar el éxito de su poderoso plan para dominar el mundo. Ellos tienen poder para asegurarse de que un Presidente sea elegido, para llevar a alguien a la fama, para decidir el destino de una nación, para provocar una guerra, incitar una revuelta, derribar ciudades o países enteros, para eliminar un determinado grupo étnico, para introducir un nuevo producto químico en la comida de las masas, para controlarlas, para esparcir en una comunidad un nuevo virus, para decidir quiénes vivirán y quiénes morirán. Marcan el rumbo a gente como Ronald Reagan, George Bush, Henry Kissinger y Rockefeller, pero no son tan ignorantes como para permitir que una identidad pública los hagan vulnerables a cualquier tipo de investigación o conocimiento público de sus vidas y sus propósitos. Son ellos los que van a buscar a quien sea, cuando les conviene; nadie puede contactar con ellos. A veces el contacto se presenta en la forma de otra persona, que deja caer un mensaje o le dice a alguien que esté en un lugar determinado a una hora determinada, pero nunca se les puede localizar. Y para poder informaros de todo esto, tuve que desmantelar un montón de programación mortal que me habían instalado con la intención de que no fuera capaz de recordar nada de esto" (#36).
Otras veces las reuniones del Consejo eran en Ginebra. O en barcos en medio del océano. En los barcos en los que se reunía el Consejo había peceras con tiburones, que utilizaban también para amenazarla. En una ocasión nos dice que presenció cómo arrojaron a un hombre a la pecera, donde los tiburones lo devoraron:
"También me hicieron mirar cuando un hombre trajeado metió a un asistente en el acuario de los tiburones, a la hora de alimentarlos. Le dijo al hombre, «¿A que no te importaría hacer de pescado esta mañana, para que esta joven pueda ver cuál será su destino si se pasa de la raya?» El asistente le miró con curiosidad, y entonces el hombre trajeado lo tiró al tanque, y rápidamente vertió un perol lleno de peces y de sangre sobre el pobre hombre que estaba en el agua. Los tiburones fueron directos hacia él. Él gritó y movió los brazos, pero no duró mucho más. Fue horrible y aterrador. El hombre trajeado me miró a los ojos, y en un tono de voz muy tranquilo y relajado, dijo: «¿Ahora, ya has visto lo que pasa si te pasas de la raya?»" (#36).
Terminamos nuestra serie de artículos con el Consejo y los tiburones. Dios los cría y ellos se juntan.


Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015).