2017-03-28

"A.I. Inteligencia Artificial" (6): violaciones satánicas —anal y vaginal— con la Cruz


(Hacer clic para ampliar.)

En dos momentos centrales del filme podemos interpretar una violación anal y otra violación vaginal, ambas con el mismo vehículo anfibiocóptero, en forma de Cruz. Todo ello en el contexto de la traumatización y programación del niño esclavo Monarch, de su sometimiento al orden del Falo paterno y el sacrificio satánico de la Madre natural.

Continuación de http://deliriousheterotopias.blogspot.com.es/2017/03/ai-inteligencia-artificial-5.html.

Ya hemos visto que entrábamos en Ciudad Rouge a través de grandes bocas que sugerían la felación. Y que salíamos de la misma manera, a través de una gran boca con la lengua fuera, como la de las gorgonas y otras tantas diosas eróticas de la sexualidad.

También cabe decir que las dos "W", que se leen como "Wow!", hacen alusión también a las dos dimensiones, afrodítica y demétrica, de las figuras sagradas femeninas, de una menera parecida a lo que encontramos a las dos "M", o la AVM del anagrama de la Virgen María.

Lo interesante es que es este mismo anfibiocóptero, que no es casualidad que está adaptado a ámbitos húmedos, el que vuelve a aparecer en contextos sexuales en los episodios centrales de la película. Ni es una casualidad que tenga forma de Cruz cristiana, porque estamos ante dos alusiones veladas a violaciones satánicas. Una anal y otra vaginal. De hecho es posible que haya tembién una alusión al anj o cruz ansada egipcia.



Primero vemos la violación anal. Precisamente después del pissing, del que ya hemos hablado. El anfibiocóptero va buscando al Hada Azul. Pero antes tendrá que superar una iniciación de corte más fálica y más anal.

El anfibiocóptero-cruz se introduce por una abertura que hay en la fachada. Lo que no parece una casualidad es que hayan colocado una torre en lo alto, y que la fachada frontal esté flanqueada por dos fachadas laterales que sugieren dos piernas. Nuestra interpretación es que la abertura está encubriendo un ano y la torre un pene erecto.



Tampoco parece una casualidad que el rostro del niño esclavo sexual se refleje sobre la fachada, justamente debajo del ano y del falo, con la boca en el mismo eje. Han mostrado el reflejo y no la imagen real porque todo esto está ahí para disparar el álter robótico utilizado para abusar del niño, que lo habría creado su propio padre en su primera infancia.

Todo esto está muy pensado y es muy estructural en el régimen de poder-religión del Falo, que es el verdadero poder-religión detrás de las fachadas de cartón piedra del sistema. Por eso colocan obeliscos en las plazas más importantes de las ciudades, en el centro del Vaticano, de París, de Washington, porque aluden a este régimen de poder-religión del Falo traumatizador que se remonta a milenios.



Así es que vemos al anfibiocóptero-cruz introducirse en la abertura-ano, que alude sin duda a los crucifijos que se utilizan en rituales sexuales satánicos. Veáse Alcasser. Obsérvense las Dos Columnas que flaquean el hueco-ano y las 5 pirámides que decoran los frisos bajo la embocadura.



Ya vimos que Stanley Kubrick hacía algo parecido en "2001" en la que otra nave con forma de cruz punzante se introducía en el hueco negativo del Monolito, esto es en la Vagina con respecto al Falo, teñida de colores rosáceos para más señas. Y en una nave con dos cruces, que nos recuerda también a otro símbolo utilizado en el satanismo como es la Cruz de Caravaca.



Una vez dentro del edificio, encuentran una especie de santuario de la ciencia transhumanista, donde lo primero que ven es otro mantra de programación mental:
"Ven Oh niño humano
a las aguas de lo salvaje
con una hada dándote la mano
porque en el mundo hay más llanto
del que puedes entender."
El esclavo, pero tampoco la sociedad en su conjunto, debe entender los mecanismos de dominio que utilizan las élites, que son sobre todo la violencia y la amenaza, y cuyo extremo es el ritual de sangre. El esclavo debe acudir con un hada, es decir, disociado, y someterse pasivamente a la tortura, sin cuestionar nada.

Este mensaje no deja dudas de que estamos en el ámbito del Falo. Y como vamos a ver ahora, del Falo sodomizador.



Este mensaje aparece aureolado por 18 rayos de luz, que se destacan sobre un resplador azulado. Otra vez todo esto alude al programación mental. Y los 18 rayos podrían referirse a los 18 meses de edad en los que los esclavos comienzan a ser traumatizados, según han mostrado Springmeier y Wheeler (II, pp. 24-25). Pero quizás también a los 18 años del ciclo de Saros, que vendría a ser aquel en que el hijo-rey entrante asesina al padre-rey saliente para sucederlo.



Entonces entran en una sala donde hay una mesa redonda, de cristal, con 5 sillas, que creemos que aluden a un pentagrama satánico. Es muy similar a la que encontramos en "La naranja mecánica", en la que Álex, como hace aquí David, retorna al "hogar" después de su periplo.

Pero en ambos casos este retorno se puede entender también como inversión temporal, como viaje al interior de la mente disociada del programado, como acceso a los álters más ocultos, a los que proceden de las primeras traumatizaciones producidas por el padre.

Aquí estamos ante una situación similar, pues sabemos que la historia del robot es solo la superficie. Que en realidad estamos ante un niño de un linaje Illuminati que ha sido sometido a abuso satánico ritual desde el vientre de su madre.



En este sancta sanctorum del Falo paterno David se encuentra con otro David. Es más programación con el tema de los gemelos ("twinning"). David se encuentra con otro niño como él, que también se llama David. Que está leyendo, esto es, está disociando. Han puesto a uno de blanco y a otro de negro, porque el primero es la víctima y el segundo el verdugo, como ahora vamos a ver.



David no está dispuesto a compartir su madre con este nuevo David, y entonces le golpea con una lámpara y le arranca la cabeza.



Lo hace justamente en el centro de la mesa-pentagrama satánico que hemos visto antes. Bajo los dos arcos del logo de Cryogenics que remiten a las dos serpientes, a los ciclos lunares, a los cuernos de los animales sacrificiales, a la catábasis y la anábasis, a las dos hélices del ADN, etc.



La hoja de vidrio de la mesa, que se rompe en mil pedazos, es también un tema de programación mental vinculado a la disociación mental, como nos ha mostrado Cisco Wheeler (I, p. 49).

Estamos ante la mecánica gemelar que es central en la programación mental. Así es como programan a los esclavos, con otros niños o animales, que son torturaros o sacrificados frente a ellos. En ocasiones son ellos mismos lo que tienen que actuar como verdugos, como vemos aquí. Se trata de llevar a los esclavos, o mejor dicho, a algunos de sus álters, a los extremos del sadismo o el masoquismo, o bien la falta total de empatía.

Significativamente, mientras un David sacrifica a otro, repite sin cesar:
"¡Yo soy David! ¡Yo soy David! ..."


Y entonces llega el Dr. Hobby y le dice:
"Sí, tu eres David."


Pero significativamente vemos que, cuando el Dr. Hobby le quita la lámpara a David, con la que ha sacrificado al otro David, la agarra como si fuese él el verdugo y David la víctima.



De hecho cuando un David sacrificaba a el otro, el Doctor llegaba por su espalda, y su sombra caía sobre el verdugo.

Todo esto está tremendamente elaborado y es coherente con todo lo que venimos diciendo. Confirma el trasfondo sacrificial y satánico de la película. Y además todo lo que hemos dicho de la Biblia, de Dios que crea a Adán, del linaje de David, etc.

Como vimos, el Dr. Hobby había "perdido" a un hijo natural. Y a partir de él había creado al David robot mediante ingeniería genética. Pero esto es solo la historia superficial. En realidad lo que tenemos es que ha enfrentado a dos de sus hijos a la mecánica gemelar de la que hablamos, la que aparece en tantos mitos ancestrales.

En cierto modo es el padre el que sacrifica al hijo. De ahí que su sombra se proyecte sobre él. De ahí que le veamos coger la lámpara, el arma sacrificial, e incluso pasarla por delante del David verdugo. Esto es, él es el verdugo del verdugo.

El padre ha enfrentado a los hijos, porque lo que caracteriza a su linaje, al linaje de los patriarcas judios, es esta agresividad y este sadismo, es este instinto de supervivencia y de superioridad, es este convenciomiento de ser el linaje elegido. Por eso los dos se llaman David, y después el padre le confirma al verdugo que él es David 

David se ha ganado el puesto en el linaje, ha adquirido el privilegio de heredar el puesto de patriarca, porque es el verdugo que sacrifica al hermano gemelo más débil. El padre le confirma al verdugo que él es David, que el es el heredero del linaje, porque ha vencido en la rivalidad gemelar. Es la misma lógica que vemos en Abraham, que le otorga a Isaac y no a Ismael el privilegio de la primogenitura. Y lo mismo ocurre con Jacob y Esaú. Que son los "primogénitos" de los surge David. Pero lo importante es comprender que esta primogenitura se gana en el ritual de sangre.

Abraham no redime a Isaac de su sacrificio porque se lo diga Dios. Lo hace porque vence en la rivalidad gemelar y así se convierte en el macho alfa, en el más dominante del linaje, en el verdugo del sacrificio, en el que mejor encarna el polo sádico que caracteriza a la psicopatocracia.

Han conseguido, mediante abuso ritual satánico, hacer de este niño un psicópata, un sádico, de manera que pueda heredar una posición de alto poder en la jerarquía psicopatocrática.

Ninguno se preocupa por el David sacrificado. El padre mira con orgullo al otro hijo, porque ha heredado su misma capacidad demente y sádica. Toda la historia de los robots es una tapadera para encubrir esta mecánica satánica y psicopatocrática, y para programar a cada vez más esclavos en el mundo en ella. Y de esta manera es como están implementando el transhumanismo.

Pero a su vez todo esto está vinculado al transhumanismo, porque esta mecánica de iniciación en la jerarquía se solapa ahora con la biotecnología. Hasta hace poco era algo que se hacía seleccionando y cultivando linajes de sangre. Ahora a esto hay que solapar la ingeniería genética. De la misma manera que a la mecánica gemelar hay que solapar la clonación.



Después vemos cómo este Abraham transhumanista, tan satanista como el primero, pasa el arma sacrificial entre ambos, para que quede claro que si David es reconocido como tal, como heredero del linaje, es porque ha pasado por la iniciación satánica, porque es un verdugo pero un verdugo que es a su vez víctima de otro verdugo.

Y a su vez es víctima, porque toda esta estructura gemelar es en realidad una mecánica de traumatización, de disociación mental de un álter sádico y un álter masoca. Y eso nos lleva al protanista de todo este ritual, que es el Falo sodomizador del padre.

Esto encaja con la violación anal del cruz-anfibiocóptero que veíamos al principio. Después veremos que la violación vaginal también encaja a la perfección con otro ritual.

Aquí estamos ante una de las primeras traumatizaciones, probablemente la de los 18 meses, como decíamos, realizada en estos contextos por el padre.

Ambos polos, el sádico y el masoca, son dos caras de la misma moneda. La clave de todo aquí es el Falo del padre que produce la disociación de estos dos polos, que comienza un proceso en el que la víctima a de ir convirtiéndose poco a poco en verdugo. Hemos hablado de  todo esto al analizar "2001".



El Dr. Hobby le dice que le va a enseñar quiénes son su padre y su madre reales. Aquí otra vez utilizan la ambigüedad del niño robot para una programación típica de Monarchs, en la que de lo que se trata es de confundir los roles familiares y sociales, inscribiéndolos en un círculo familiar cada vez más amplio, aprovechando la figura ambivalente del padre como abusador y protector. Este es el límite del síndrome de Estocolmo. Vemos al David verdugo con el color verde satánico, junto al David víctima de blanco.

Pero todo esto también hay que interpretarlo en el marco del transhumanismo. El Dr. Hobby se considera también el padre intelectual del David robot. De hecho se considera más padre artificial del David robot que padre natural del David humano. Pues como hemos visto es él el verdugo intelectual.

Todo esto nos muestra hasta qué punto el transhumanismo es el sacrificio del humano. 



Una vez que ha sido iniciado, que demostrado ser un verdugo sin piedad de su propio hermano, esto es de su humanidad, David tiene acceso al sancta sanctorum del templo transhumanista, en el que opera la misma lógica de carnicería humana sublimada.

Lo vemo pasar frente a las fotos del Dr. Hooby y su hijo David natural, lo que confirma que se trata de un sacrificio en el que el Doctor ha ofrecido su hijo a la jerarquía satanista.

Y después vemos a una serie de robots en fila, de nuevo con el traje blanco de víctimas sacrificiales, como el David que acaba de asesinar, decapitar, de hecho.

Lo que vemos es que la ciencia, la medicina, la tecnología, son también prácticas sacrificiales, que exigen la muerte de millones de inocentes para que se pueda producir cualquier "progreso". Todo esto es ocultado o manipulado por la propaganda del sistema, para que no se comprenda este costo humano que implica todo supuesto "avance".

Y todo esto es además muy evidente y muy concreto en el caso de la programación Monarch, que exige el sacrificio de cientos de miles de niños para que los pocos que sobrevivan lo hagan como héroes. Esto es también lo que representan estas escenas, al mismo tiempo que programan al esclavo para lidiar con situaciones similares, pero con niños humanos de verdad, en las bases secretas. Nos lo están dicendo de una menera muy evidente. Pero el 99% de la población ha sido adoctrinada para no comprenderlo. Y al mismo tiempo estas imágenes están ahí para que el espectador, de manera subliminal, acepte y normalice estás prácticas, que solo van a tender a incrementarse y normalizarse a medida que se instaura el Nuevo Orden Mundial de derecho.




Por eso vemos a David atravesar, no solo las hileras de cuerpos colgados, sino también cuerpos decapitados, mesas con miembros diseccionados, etc. Esta es la realidad que viven niños que forman parte de proyectos de investigación en bases secretas. La película funciona, otra vez, como tapadera y como programación de disociación.

La ciencia, la medicina, la tecnología, no son más que formas de carnicería humana sublimada. En suma rituales sacrificiales. Solo en la superficie son lo que nos cuentan los profesores de universidad, idiotas que no han entendido nada o bien cómplices por activa o por pasiva de esta carnicería sistémica.



Después vemos a uno de los robots en preparación, situado frente al logo de la empresa. Recordemos que el primer recuerdo que tenía David y que dibujó era precisamente este ángel, levantando los brazos, con las plumas surgiendo del suelo. Las plumas hacen alusión al vuelo, y por lo tanto, a la disociación, pero también a la idea del nacimiento de un huevo, que como hemos visto está vinculado al nacimiento del transhumano, al margen del vientre materno.



El robot que acabamos de ver es solo una máscara, y David se coloca tras ella y mira a través. Todo esto es muy expresivo de lo que son los álters Monarch. Cada uno tiene una manera de pensar, de ser, de sentir, programada específicamente, pero también una manera de comportarse, de vestirse, de mirar, de sonreir. Hay álters más interiores y otros más frontales, como nos dice Cisco Wheeler, pero muchos de ellos toman el control del cuerpo y tienen, por así decirlo una máscara.

Pero este episodio está ahí, y esta rodado con el resto de robots en el fondo, para que el esclavo que lo ve crea en la existencia real de todos estos yos, y en que puede encarnarlos de la misma manera que encarna este.

Todo este episodio está hecho, una vez más, para confundir y programar a los esclavos Monarch. Se trata de que reforzar el mecanismo de disociación, que puedan pasar de un álter a otro en función de las circunstancias. Aquí otra vez el tema de los robots o los clones en serie es una tapadera de lo que verdaderamente está en juego, que es un ser humano con una mente disociada en cientos de álters.

Pero al mismo tiempo es cierto que ya existe tecnología de clonación que se está utilizando en paralelo a los programas de control mental, de manera que puede haber literalmente distintos álters físicos que conforman un conjunto. Wheeler nos habla de cómo programan de manera cruzada a varios (dos o cuatro) esclavos, que operan en conjunto, y que están ligados muy íntimamente mediante telepatía, lectura de la mente o proyección astral (I, pp. 45, 47).



Después David pasa entre dos hilera de robots "David" y "Marlene", preparados para ser entregados, y entonces uno de los "David" se mueve. Y el David vivo siente miedo.



Y acto seguido lo vemos sentado en la cornisa del rascacielos, a punto de arrojarse al vacío. Esto también forma parte de la programación. Que la caja del robot se mueva sola significa que una personalidad disociada de un esclavo ha adquirido autonomía con respecto a su programa o a las órdenes de su controlador. Y esto no debe ocurrir, en términos generales, porque un álter no debe activarse si no es como respuesta a un código concreto.

Cuando esto sucede, se activan subprogramas de autolesión, que mantiene a ciertos álters ocupados y evita que se acceda a los más ocultos, o en los casos más graves, suicidio. Todo para evitar que el propio sujeto u otra persona acceda a la memoria con material altamente sensible.



De manera que David se arroja al vacío.



Pero al mismo tiempo que David se suicida Gigolo Joe lo está observando desde el anfibiocóptero. Es otra vez la mecánica de la disociación. Ya hemos visto que Joe opera también como una álter de David.

Nadie en su sano juicio querría atentar contra su propia vida, porque eso va en contra del instinto más básico de supervivencia. Pero lo que hacen estos programas es inducir una mente demente, artificial, que se opone a cualquier espontaneidad, a cualquier naturalidad. Gigolo Joe representa uno de los álters del niño que se ve a sí mismo desde fuera, que ordena al cuerpo arrojarse al vacío.



Pero de hecho David cae en el agua y no muere. Lo que hacen es reconvertir el intento de suicidio, de nuevo, en ritual de ahogamiento y cercanía a la muerte, similar al que vimos antes en la piscina. Pero ahora estamos sin duda accediendo a álters más profundos, más antiguos, los que fueron creados en la más tierna infancia, según explica Wheeler. Recordemos que David decía que su primer recuerdo era el de este ángel.

Como en "La naranja mecánica", en esta película hay una suerte de regresión, la línea temporal se cierra como un bucle, de manera que al final de la película y al final de su viaje David se acerca cada vez más, o mejor sus álters más profundos, vuelven a revivir los primeros traumas.

Ya hemos visto como uno de estos traumas era el anal, el de la violación por parte del padre. Y el de tener que ser el verdugo de su gemelo, en el sentido más extendido del término. Y ahora vamos a ver cómo accede a un trauma que tiene que ver con su nacimiento, con su concepción, y que incluso nos llevaría a la violación satánica de su madre.  



Del fondo del agua lo rescatan un cardumen de peces, que se iluminan con el reflejo de la luz y lo acercan a la superficie describiendo trayectorias helicoidales. Creemos que esto alude al control de nuestros cuerpos mediante nanotecnología inteligente. Lo que según algunos investigadores ya se está haciendo de manera encubierta en la mayoría de la población, con nanoparticulas inteligentes que arrojan desde chemtrails y se autoorganizan dentro de los organismos para monitorear nuestros órganos e influenciar nuestros comportamientos.



Y vemos referencias a Lucifer y a Bafomet, apuntando a la catábasis y a la anábasis, en medio del azul característico de la programación mental.



Siempre a vueltas con la disociación y el cambio de álter. Por eso vemos idas a venidas, vuelos maravillosos, antigravedad. Por eso Gigolo Joe se siente atraído como por magnetismo o antigravedad por otro anfibiocóptero. Le dice a David: "Yo soy." Y cuando se eleva dice: "Yo era". Y entre medias ha apretado, antes de elevarse, el botón de inmersión del anfibiocóptero en el que está David.

Todo esto siguen siendo los detalles de la disociación, los vuelos irreales que de hecho programan álters, o la manera como unos álters activan otros. Wheerle nos habla de toda esta compleja mecánica.

Y como no podía ser de otra manera, acto seguido, se separan. Gigolo Joe desaparece en la altura y David se sumerge en las profundidades. Porque esto está pensado para que dos álters diferentes, ante determinadas órdenes no tengan acceso uno al otro. Aunque evidentemente los dos forman parte de un mismo cerebro. Creemos que estás alusiones a Bafomet tienen que ver con la arquitectura esquemática de los álters, con como se orientan y se localizan en el todo.



Como decíamos, el anfibiocóptero se sumerje, y vemos en su visor una Pirámide Illuminati, pero invertida.

Hay que insistir en que se trata de un vehículo anfibio, que se sumerge en el agua y que vuela en el aire. Nos están hablando de las dos dimensiones ctónica y urania del ritual y de la programación. Y de la estrecha vinculación entre ambas. La paradoja es que el ritual de ahogo produce y el álter que vuela, que quiere salir a la superficie. Porque de hecho la imaginación lo crea para escapar de la situación traumática.



David se sumerje cada vez más profundo, esto es, estamos accediendo a sus álters más ocultos, a sus primeras traumatizaciones. De ahí que lleguemos al parque de atracciones de Coney Island, que nos habla precisamente de su infancia. Pero también están recurriendo a temas de programación habituales como son los tioviovos y las norias.



Cisco Wheeler nos habla y nos muestra en sus collages los tiovivos (I, p. 33).



Y así, la noria ocupa un lugar central en todo este episodio. Nos está hablando en clave simbólica de toda esta lógica del retorno. Pero al mismo tiempo la están utilizando de manera muy real porque con ella programan a esclavos. Y como vamos a ver no es una casualidad que sea la noria la que va a caer sobre el anfibiocóptero.



Camino del Hada Azul se cruzan con un tiburón.

Creemos que hay una vinculación entre este tiburón y la cuna, en la que se distinguen unos dientes, y en general de todo esto con el huevo místico, el mundo acuático, y en definitiva el tema del niño-luna del que hemos hablado.

En este episodio todo encaja: la inmersión en las profundidades del agua, el acceso a los álters más profundos, la traumatización con el ritual de ahogamiento, y finalmente el tema del niño-luna, que es traumatizado desde que es un feto en el vientre de su madre, flotando también en el líquido amniótico. Vamos a ver ahora que todo esto es muy coherente con nuestra interpretación de la violación satánica de la madre de David.



En Coney Island, pasan por la zona dedicada a Pinocho. Cabe decir que estamos ante otro cuento utilizado para encubrir el abuso infantil. No es una casualidad que aparezca aquí porque utiliza la misma estructura de encubrimiento que la de los robots, pero con el niño de madera. Evidentemente el carpintero es el padre-torturador y la nariz es el falo.

Pero hay otra posible interpretación. Fritz Springmeier y Cisco Wheeler nos dicen que a los niños-luna los traumatizan clavándoles agujas, antes de nacer.



Después de ver al niño Pinocho torturado con el martillo y el cincel por Geppetto, David sufre otra disociación y ve el Hada Azul. Por eso primero encuadran el taller de Geppetto desde fuera y luego en contraplano.





A medida que se acerca al Hada, vemos como su reflejo en el cristal del anfibiocóptero se acerca más al de David, hasta coincidir. Esto confirma que Hada Azul opera como disparador, encarna un álter. Como hemos visto en el caso de Brice Taylor, a esta se le aparecían ángeles azules cuando era sometida a trauma. Esto debe de ser algo muy instintivo vinculado a la figura de la madre, el color azul debe de estar vinculado al trauma en sí. Todo esto confirma que lo que nos están diciendo entre líneas es que David está siendo traumatizado, probablemente en el feto.



Entonces cae la noria sobre ellos, los golpea y los atrapa, mientras dicen que no saben lo que ha pasado (está operando un álter inconsciente) y que "el Hada está bien" (la víctima se ha disociado en ella). El oso dice que parece que están en una jaula. Esto también alude a rituales de programación en jaulas y en agua.

David le pide insistentemente al Hada que lo convierta en un niño real, esto es, que se disocie para que deja de padecer el trauma.

Pero creemos que además de todo esto, que no dejan de ser prácticas de programación que se repiten muchas veces y a distintas edades, creemos que también hay una alusión más profunda a la traumatización en el vientre, antes de nacer.

Si miramos dónde está sucediendo esto, parece distinguirse un aparato reproductor femenino. El anfibiocóptero, que como hemos visto en varias ocasiones hacia las veces de falo, ha accedido frontalmente y se ha situado frente al Hada Azul, que está colocada en una suerte de albeolo central, flanqueado por otros dos. Los escalones que dan acceso a este altar recuerdan incluso al relieve interior de la vagina. La noria, además, ha caído justamente sobre el Hada. En otra imagen anterior veímos que el pie central de la noria coincidía con el Hada.



Y además recordemos que el anfibiocóptero tiene forma de cruz. Todo esto nos hace pensar que, aunque no se haya querido hacer muy explícito, está aludiendo a una violación satánica, bien de concepción o bien de traumatización del feto. Después todo esto se va a confirmar en otra toma desde otro ángulo.



La nave ovni, que vimos que se cruzaba con las Torres Gemelas, se interna en un laberinto de galerías excavadas en el hielo que cubre Manhattan, y entonces nos cruzamos con una suerte de ritual pagano druida, que no sabemos exactamente cómo encaja en todo esto. Parece un intento de vincular el ritual antiguo con el tema ovni, para hacerlo todavía más misterioso y lejano para el profano.

Después veremos que esto tiene lógica, porque utilizan el tema alien, muy estilizado, como cortina de humo para enmascarar el ritual satánico y su vinculación con la programación Monarch.



Al final la nave llega al lugar en el que David se encontró con el Hada Azul y la noria cayó sobre ellos. Lo han conservado como una suerte de santuario.


Los alienígenas despiertan a David, imponiéndole las manos. Y vemos una suerte de resurrección, que se produce justamente en el anfibiocóptero-falo-cruz. Todo esto parece muy intencionado y muy sutil, con la vinculación entre erección y resurrección que es importante en la mitología pagana y en los misterios. Todo ello a su vez vinculado al Falo perdido de Osiris, que devoran los peces, y al tema de la cista mística de los misterios.



Una vez despertado-resucitado David, sin ser consciente de la presencia de los aliens, se acerca al Hada Azul.

Cabe pensar también que los 2000 años a los que se refieren no son casuales, y que David y el Hada son una alusión velada al niño Jesús y a la Virgen María. En este contexto, cobra sentido la forma de cruz del anfibiocóptero, que es en el que ha quedado atrapado David.También todo lo que hemos dicho del linaje de David, que pasa por Jesucristo.

Los alienígenas dicen que estos robots son originales porque conocieron gente viva, cuando se produjo la congelación de la Tierra. Son los equivalentes transhumanistas de los seres sagrados de la época humanista, ya extinguida. Han quedado como muestra, como testimonio de cómo eran los humanos.



David toca al Hada, y esta se desmorona ante él.

Cabe destacar que esta se hace pedazos cuando David la toca la cintura. Nos están hablando sin duda del sacrificio de la maternidad natural, que ya se ha consumado completamente después de 2000 años. El Hada Azul es el recuerdo que queda de la madre humana, un espejismo que se hace añicos en el momento en que se toca.

Y además que David le toque el vientre y entonces se venga abajo abunda en todo lo que venimos diciendo de la traumatización en el vientre de los niños-luna.



Entonces David se queda solo en el centro del santuario. Que sigue siendo una suelte de altar. Pero ahora vemos otra versión del mismo. Han duplicado las escaleras, por las que vemos subir dos grupos de aliens. En lugar de los tres albeolos ahora ahí uno, que podemos interpretar como una cabeza. El anfibiocóptero ahora no está sobre una de las escaleras sino entre las dos. Y el centro sigue siendo el lugar en el que estaba el Hada Azul, ahora hecha pedazos.

No parece una casualidad que esta imagen de una violación satánica venga inmediatamente después de la destrucción en pedazos del Hada. Es posible que no sea exactamente un niño-luna lo todo esto signifique, sino un sacrificio de una virgen de la que se extrae un feto, para a partir de él crear un transhumano por ingeneiría genética, como nos dicen sucedión en el ritual de Diana de Gales.

Pues bien, creemos que todo esto es muy intencionado y vuelve a aludir otra vez, y otra vez de manera muy velada, a una violación satánica con una cruz cristiana.

Creemos que a pesar de que vemos dos versiones, en las dos subyace esta misma idea. Que haya estas incoherencias pone de manifiesto que este ha sido un tema delicado que se ha estudiado con cuidado y del que han probado varias alternativas.
 
De hecho cuando el anfibiocóptero accedía al altar, en una de las imágenes anteriores, veíamos al Hada ligeramente ladeada, lo que es coherente con la segunda versión.



De hecho, en Ciudad Rouge, en un momento anterior del filme, ya se nos avanzaba en varias secuencias esta violación satánica, cuando veíamos el anfibiocóptero-cruz frente a una escultura compuesta por tres piernas abiertas en una postura evidentemente sexual, que por cierto remite a los álters sexuales trinitarios que según Springmeier y Wheeler se programan en los esclavos.



Primero vemos a David y a Gigolo Joe observando está escena.



Y después vemos a David solo. Todo esto tiene mucha lógica porque Joe es el adiestrador y el álter hipersexualizado de David. Hay que interpretar pues estas imágenes como la iniciación de David en el culto satánico a través de su participación en una violación satánica.



Y aún en otra imagen vemos cómo el anfibiocóptero-cruz pasa por delante de las piernas abiertas, una vez que el álter sexual y adulto Joe a cogido las riendas de la nave-falo, lo que a su vez hay que interpretar como que David se ha convertido en ejecutor de esta violación satánica.

Pero en general creemos que todo esto alude a una violación satánica de la madre, que se ha hecho en el marco de su traumatización como niño-luna.





Tenemos la impresión de que Spielberg está intentando emular a Kubrick, retomando alguno de sus temas, sin llegar a su cota de genialidad. Que el tema de la violación satánica está presente en ambos casos, de manera diferente. Y que esta cuestión es, en todo caso, clave para comprender el transhumanismo.  



Después vemos cómo uno de los alienígenas le vuelve a imponer las manos y lo hipnotiza.



Y entonces vemos algún tipo de comunicación telepática entre ellos, en la forma de imágenes de la memoria de David que aparecen en el rostro del alien. Cabe señalar que David sigue en el altar, delante de la cruz y junto al Hada descuartizada.

Otra posible interpretación es que David se ha creado a partir de un feto que ha sido extraído de una virgen sacrificada. Como nos cuentan que hicieron en el marco del sacrificio ritual de Diana de Gales.
Quizás a partir de su ADN (DiaNA). Esto encajaría con el otro David, el hijo natural del Dr. Hobby.



Entonces el resto de aliens se acercan muy ceremonialmente y se colocan alrededor de David, se tocan entre sí y las imágenes de la memoria del niño aparecen al mismo tiempo en todos sus rostros.

Lo han rodado con encuadres muy cercanos, para que no se entienda mucho y no se asocie a un ritual humano. Spielberg sabe muy bien lo que le pasó a Kubrick por contar demasiado del tema. Se trata evidentemente de un ritual satánico en el que David es el protagonista. Y además vemos la íntima vinculación entre este ritual y su memoria. Aunque aquí lo han invertido, como si los aliens accediesen a la memoria anterior de David, cuando lo que tenemos es un ritual que traumatiza a la víctima y disocia esta parte de su memoria de su frente consciente.

Con independencia de que puedan participar otras entidades en los rituales, lo que es evidente es que aquí están utilizando a los aliens para encubrir la participación humana, demasiado humana, en los rituales.

Continúa en https://deliriousheterotopias.blogspot.com.es/2017/03/ai-inteligencia-artificial-7-hacia-la.html.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015).