2016-12-28

La pederastia es estructural, el Falo reina (2)



El Falo reina. El cetro real es el Falo. Dios es un Falo con alas, para volar hasta el Cielo. Pero Dios es solo una de las dos mitades de la Divinidad. La otra es el Diablo. El Diablo es un Falo con patas, para bajar al Inframundo. Baphomet representa mejor que Dios y que el Diablo, lo que es la Divinidad, con patas y con alas. Para bajar al Infierno y subir al Cielo. Pero sobre todo, Baphomet tiene un Falo-Cetro, rodeado de las dos serpientes herméticas, la que baja al Infierno y la que sube al Cielo. Baphomet reina. El Falo reina.

El Falo es quién produce el trauma —el Infierno— y al mismo tiempo el álter, la trascendencia —el cielo—. Dorothy viaja al Cielo, a “algún lugar sobre el arcoiris”, mientras el espantapájaros, el hombre de hojalata y el león la violan, la sodomizan y le ahogan la garganta con una felación. Tres personajes para tres orificios. Pero “El Mago de Oz” es solo la versión moderna, hollycapitalista, de una mecánica ancestral y universal.

Toda trascendencia tiene esta dimensión inmanente excesiva, exceso de violencia y de goce, exceso sádico. Esto es lo que no te dirán los pedantes académicos. Toda trascendencia es producto del trauma, es producto del Falo. Esto es lo que pocos intelectuales han comprendido.

La cultura humana es un inmenso MK Ultra colectivo, violación-sodomización-tortura-felación-etc. de masas. Los que lo han sufrido ya lo saben. Y los que no, deben imaginarse a sus reyes, a sus presidentes de gobierno, a las llamadas “élites”, sodomizándolos y violándolos con sus grandes penes, y se harán una idea del mundo en el que viven.

Toda la filosofía, la metafísica, la lógica, la matemática, la ciencia y la técnica occidentales son productos del Falo. Si la filosofía surge en Grecia es porque es producto de la pederastia. La filosofía es ya parte de este inmenso control mental de masas que hoy padecemos. La lógica, la matemática, la metafísica, son aberraciones, perversiones, productos del Falo. Uno más uno no es igual a dos, es igual a once.

Hasta que no se entienda esto no se habrá entendido nada. Pero una vez que se haya entendido esto se entenderá ya casi todo. Todo o nada, esta es la apuesta del verdadero pensador. Se entenderá que todo es una gran ficción, un gran encubrimiento, una gran hipocresía, cortinas de humo que esconden otras cortinas de humo, que esconden, en el centro, el Falo. Es lo que se esconde en la cista mística de los misterios.

Claro, es más cómodo hablar del Estado de derecho. Los políticos-títeres recitan una y otra vez los mismos mantras: “vivimos en un Estado de derecho”, “la justicia es igual para todos”, etc. Cortinas de humo para no decir la Verdad, que el Falo reina, el Falo violador-sodomizador-felado-castrado produce, al mismo tiempo, el trauma y la trascendencia”. Quien dice trascendencia dice cultura, dice saber, dice ley, dice moral, dice bien y mal. El Falo es el mal real que produce la idea del bien. El mal es siempre más real que el bien. Esta es otra de las cosas que no te dirán en la Academia.

Si hoy se habla tanto de pederastia en los medios, de pederastia con minúscula, es para no hablar de la Pederastia con mayúscula. Si hoy se habla y se pueden ver tantos falos en los medios, en internet, pero falos con minúscula, es para encubrir el Falo con mayúscula.

El sistema funciona como una cebolla con muchas capas. Siempre se pueden quitar capas exteriores, pero siempre quedan otras capas interiores que ocultan su centro. Las capas son translúcidas. Tienen que dejar ver algo de lo que esconden, pero de manera difusa. Tiene que sugerir, tienen que decir entre líneas, tienen que dejar que trabaje la imaginación.

El centro de la cebolla solo unos pocos lo conocen. El resto, la gran mayoría, lo desconocen por completo. Pero en algún grado, a menudo de manera inconsciente, lo imaginan. Y esta imaginación, este mostrar algo pero de manera difusa, es parte de la mecánica del poder-religión.

El poder-religión tiene que estar alimentado permanentemente con mitos, con símbolos, con películas, con música. Esto es el hollycapitalismo. En escena los títeres-políticos, recitando mantras como “la justicia es igual para todos”, que solo se creen los imbéciles, que hoy son la mayoría, sobre todo en la decadente y pervertida sociedad occidental. Y detrás de la escena el Falo, en el centro de la cebolla, del que se ve solo una sombra. Obelisco en San Pedro, torre en Amatrice, campanario en el ritual Quer, torreón circuncidado en el atentado de Berlín en "Breitscheid(e)platz", en la "Plaza de la Ancha Vagina"...

El trauma. Escalofrío solo de imaginarlo, los que hemos tenido la fortuna de vivir en una familia “normal”. Pero sabemos que lo “normal” solo se instaura mediante la transgresión, mediante la excepción. Esta es otra de las cosas que casi nadie entiende. Y sin entender esto no se entiende nada. Nuestras morales, nuestras leyes, nuestros Estados de derecho son ficciones que están ahí solo de manera transitoria para destruir otras morales, otras leyes, otros Estados. También es necesario comprender esto para comprender en qué consiste la cultura humana.

El Falo es poderoso violando, sodomizando, cortando la respiración en la garganta. “Tu vida depende de mi placer”, “mi placer se alimenta de tu sufrimiento”, reza el Falo. El Falo es poderoso eyaculando, meando “arcos dorados” en los rostros. Así se llama una de las salas del Bohemian Grove, centro de poder-religión. De nuevo, negando la dignidad de los que luego instauran la ficción de la Dignidad.

Y además el Falo coincide con el falo del padre. Todo lo que decimos es clave para comprender la estructuralidad de la pederastia. Todo el sistema se sostiene en el Falo. Y el Falo, en última instancia, remite al falo del padre. Todo se basa en la confusión de roles, en la infiltración de lo social en lo familiar o en lo clánico, en transferencias entre los distintos planos. En esto ha consistido siempre el poder-religión. Recuperación de flujos, sustitución de flujos. En definitiva, infiltración. El falo del padre es la infiltración de las infiltraciones.

La infiltración de las infiltraciones, la Infiltración con mayúscula, es el falo pederástico, que coincide con el Falo. La pederastia es estructural. Es estructural en las grandes instituciones del poder-religión, porque el poder-religión empieza siempre por el Falo.

El Falo es el falo pederástico. Infiltración de infiltraciones. El enemigo en casa. El padre que te quiere y al mismo tiempo te viola o te sodomiza. Este es el modus operandi de las grandes religiones, de las logias, de las agencias de inteligencia, de las mafias, de las élites sociópatas que instauran los nuevos regímenes político-religiosos. Solo así se controla todo el mundo. Solo con el Falo.

Si alguien quiere saber lo que es la Verdad aquí la tiene. La Verdad es que el Falo es el Rey, que el Falo es el Dios. Que los reyes y los dioses son Falos con patas y con alas. La Verdad es la estructuralidad del Falo, la estructuralidad de la pederastia. Esto no te lo dirá ni Jordi Évole, ni Alex Jones, ni Benjamin Fulford, ni Daniel Estulin, ni Rafapal.

La Verdad es la verdad del poder-religión. Y la verdad del poder-religión es que el Falo traumatizador produde la trascendencia. La Verdad pasa por comprender que el goce y la violencia excesivos son los únicos que producen la trascendencia. Este es el secreto de las logias, de los misterios, el secreto del poder-religión. Que solo conocerás pasando por el aro, pasando por el ano. Pero que te podrás ahorrar si eres sufiecientemente lúcido para comprender lo que el poder-religión y todos sus secuaces te ocultan, por sistema, del sistema. Porque todo el sistema se basa en esta ocultación.

El poder-religión lo es por el Falo. En el centro del poder-religión, de las grandes iglesias, de las agencias de inteligencias, de los linajes Illuminati, de las logias, está el Falo. Esto es lo que significa Pindar.

El Falo reina en el Vaticano. El Falo reina en la Compañía de Jesús. El Falo reina en los gobiernos. El Falo reina en el Pentágono. El Falo reina en la CIA. El Falo implementa el Nuevo Orden Mundial. El control mental mediante trauma se basa enteramente en el Falo. Y el Nuevo Orden Mundial es un inmenso programa de control mental de masas. MK Ultra por todos lados. Todos sonriendo ante las cámaras después de ser violados y sodomizados en los camerinos. ¡Uy! ¡Espera! ¡Hay que volver a grabar! ¡Tienes una mancha de semen en la blusa!

Esta es la Verdad. La Verdad con mayúscula que se esconde detrás de todas las verdades con minúscula. Las verdades con minúscula pueden ser todo lo verdades que se quiera, pero siempre serán verdades con minúscula, siempre serán capas exteriores de la cebolla que encubren la Verdad que se encuentra en el centro. Encuentro del vórtice sacrificial y del vórtice hierogámico.

Pero también hay que decir que cuanto más se acerquen estas verdades con minúsculas a la Verdad con mayúscula, menos podrán ser comprendidas. Porque en última instancia el Falo no se comprende, solo se sufre. El Falo lo sufre la vagina violada, el recto sodomizado, la garganta ahogada. Sobre todo los de bebés y niños que todavía no comprenden nada. Y que ya conocen la Verdad.

Si quieres conocer la Verdad aquí la tienes. La Verdad es que la Vía Láctea es la leche derramada del pecho de Hera. La Verdad es que Hércules es un bebé MK Ultra. La verdad es que Zeus es un violador-sodomizador. La Verdad es que la cultura comienza en el momento en el que el pecho de Hera es sustituido por el falo de Zeus. La Verdad es que la leche materna es sustituida por el semen paterno. La Verdad secreta es esta vinculación entre lo erótico y lo alimenticio. Esto es lo que se aprende en las logias.

Toda la estructura del poder-religión consiste en esto, en sustituciones hierogámico-sacrificiales. Y de todas estas sustituciones la central es la del pecho materno por el falo paterno.

La Verdad es la verdad del Falo. La Verdad es que el poder-religión consiste en el abuso, en la endogamia, en el incesto, en la infiltración selectiva de los iniciados entre los profanos mediante la exogamia. La Verdad de que el abuso produce abusados y los abusados serán abusadores y reproducirán el sistema. La primera fábrica es la producción de abuso en serie. Y los abusados-abusadores son los más poderosos, en los que se puede confiar para extender las redes del poder-religión. Cuanto más traumatizado más sumiso y más sometedor.

Pero todo lo que hemos dicho es solo parte de la Verdad. Toda esta estructura fálica está contenida en un inmenso vacío: en la Vagina Mística. El Dios-Falo hace el amor con la Vagina-Diosa. El Dios-Falo muere y es recibido tras su muerte por la Vagina-Diosa. El Dios-Falo renace de la Vagina-Diosa. El Dios viola a la Diosa, viola a su esposa, que es al mismo tiempo su madre.

Esta es la Verdad. Aunque pocos la comprendan. Ni siquiera nosotros que hemos optado por escribir sin comprender, por hablar sin pensar. En lugar de comprender, escribir, hablar, dejarnos escribir, dejarnos hablar. Que SE escriba, que SE escriba a través de nosotros. Esto siempre mejor que dejarnos violar, que dejarnos sodomizar.

Pedro Bustamante es autor de "Sacrificios y hierogamias: La violencia y el goce en el escenario del poder (1 y 2)" (2016) y "El imperio de la ficción: Capitalismo y sacrificios hollywoodenses" (2015). Colabora en diversos medios alternativos como El Robot Pescador, El Espía Digital, Katehon, La Caja de Pandora y Csijuan.