2015-12-31

Ángeles y diablos en los equilibrios de poder

Comprender la realidad es comprender el poder. Comprender el poder es comprender que este es el resultado de equilibrios de poderes, siempre dinámicos, siempre cambiantes. Comprender estos equilibrios de poder es comprender estos vaivenes. Comprender que, a menudo, que la balanza se incline en un sentido no significa que esta se quede ahí, sino que de hecho toma inercia para inclinarse acto seguido en el sentido contrario. Evidentemente se trata de una cierta simplificación, pero no se aleja tanto de la realidad en la medida en que la dinámica de ambas es, en última instancia, la misma: la de fuerzas actuando en distintos sentidos, que dan como resultado equilibrios coyunturales.

2015-12-25

Las distopías hollywoodenses como vanguardia de la realidad

La relación entre la realidad y la ficción es un factor clave para comprender, en general, nuestras sociedades, y en particular, su dimensión política. Para entender cómo el poder da forma a la realidad, y el papel central que la ficción desempeña en ello. Para esto es necesario comprender la estrecha vinculación entre religión y poder, como una constante que atraviesa todas las culturas humanas, a pesar de que en ciertas épocas lo religioso y lo político hayan tendido a disociarse y a aparentar ser fenómenos independientes. De manera que hablar de religión en su sentido más profundo supone hacerlo implícitamente de poder, y hablar de poder supone implícitamente hacerlo de religión. Hablemos, pues, para ser más rigurosos, y para cuestionar que ambos fenómenos puedan darse por separado, de poder-religión.

2015-12-17

De la religión nazi a la religión capitalista

Mein Kampf (Mi lucha), el bestseller de Adolf Hitler que vendió 12 millones de ejemplares entre 1925 y 1945, que muchos consideran un manifiesto programático de lo que habría de ser el nazismo, vuelve a estar hoy de actualidad. Y es que el próximo 1 de enero de 2016 vencerán los derechos que ostentaba el Land de Baviera que suponían la prohibición de facto de su publicación desde hace 70 años. El tema está en el candelero, el Instituto de Histoira Contemporánea Múnich-Berlín publicará una edición comentada, y otras obras alrededor del tema aparecen en estos días y son presentadas y debatidas en los foros culturales alemanes. Los expertos sobre el tema se pronuncian sobre si debe o no publicar, si debería o no haberse publicado antes. Hablan de los efectos que esto tendría o habría tenido, de la instigación de la violencia, del resurgimiento del fenómeno, del respeto a las víctimas del nazismo. Pero pocos se refieren a la cuestión que a nuestro parecer es la central.

2015-12-15

El árbol de Navidad y la religión capitalista

Como cada invierno, a principios de diciembre, Berlín, la ciudad en la que vivo, se llena de mercadillos callejeros de árboles de Navidad. A las cinco de la tarde los alemanes salen de sus trabajos y se encuentran en los atascos de hora punta, en sus coches o en los transportes públicos. Se trata en lo esencial de un atasco más, de una hora punta más, como tantos otros atascos y tantas horas puntas de tantas otras ciudades civilizadas. Solo que la rigurosa puntualidad de los alemanes, su particular calma tensa, su correción política, su orden, su disciplina, que encubre una enorme agresividad reprimida, hacen de estas horas punta un espectáculo muy particular. Un buen ejemplo de la calma tensa, de la violencia estructural que caracteriza en general al sistema, especialmente en estos momentos en que la guerra mundial se respira en el ambiente, en que el terrorismo hollywoodense nos amenaza desde las pantallas. Ningún pitido, ningún acelerón, ningún coche colándose por el arcén, ningún paso de cebra bloqueado. La Alemania ejemplar de las que nos hablan nuestros líderes. Los ingentes flujos de capital que desde la periferia europea fluyen a los bancos alemanes hacen innecesario hacer más explícita la violencia, ya de por sí bien instalada en los engranajes del sistema. También en la víspera de Navidad.

2015-12-13

La cibernética y la máquina hierogámico-sacrificial

Cuando los discursos dominantes hablan de cyborgs suelen decir que se trata de una persona a la que se le incorpora algún tipo de dispositivo mecánico o tecnológico. Suelen utilizar el ejemplo de las gafas, que, junto con la persona que las lleva, serían un antecedente de un cyborg, solo que las gafas no son imprescindibles para la vida. Sí se podría hablar de un cyborg en el caso de un anciano al que se le ha instalado un marcapasos y que depende de él para vivir. El discurso dominante nos suele hablar también de dispositivos implantados que les permiten a los diabéticos obtener su dosis de insulina sin tener que preocuparse por la inyección. De manera que nos dicen que un cyborg es, antes que nada, una persona a la que se incorpora un elemento mecánico o tecnológico, como un añadido, como un elemento auxiliar.

2015-12-12

El anarquismo y las tríadas miméticas

Los anarquistas dicen que una de las claves de la revolución es la iniciativa individual. Que esta es la clave para superar el autoritarismo. Dicen que uno de los problemas de las experiencias revolucionarias es que, por comodidad, por dejadez, se delega la responsabilidad y el liderazgo a ciertas figuras, de manera que las prácticas vuelven a caer en las perversiones de la sociedad autoritaria que se pretende superar. Dicen que para evitar esto la clave está en la iniciativa individual, que evitaría justamente caer en esta suerte de dejadez, de comodidad, de inercia, de inmobilismo, que son precisamente las lacras que constituyen la sociedad autoritaria. Dicen que las instituciones autoritarias de la sociedad impiden el desarrollo y las actividades libres del individuo, y que para ello la clave es la iniciativa individual. Dicen que la experiencia revolucionaria se basa en esta iniciativa, que supone la práctica y la experimentación permanentes, la prueba y el error, el aprendizaje constructivo y progresivo. Dicen que para construir lo nuevo hay que destruir lo viejo. Dicen, en suma, que para alcanzar la autonomía y la independencia, para liberarse de las estructuras de dominación, el primer paso es no reproducir en las experiencias anarquistas estas estructuras autoritarias, y que para ello la clave está en la iniciativa individual.[1]

2015-12-10

Los ismos y las transmutaciones alquímicas

¡Basta ya de querer cambiar el mundo! ¿No os habéis dado cuenta de que cada vez que queréis cambiar el mundo es el mundo el que os cambia a vosotros? ¡Basta ya de salir a la calle, basta ya de protestar, basta ya de activismos y de ecologismos, basta ya de comunismos y de populismos, basta ya de líderes con camisas de cuadros y con coletas. ¡Basta ya de líderes! ¡Basta ya de campañas electorales y de debates televisivos! ¡Basta ya de farsas!

2015-12-09

El plano de inmanencia y Occidente

¡Occidente, jodido Occidente, has perdido el Norte! Y eso que paradójicamente eres el Norte. Pero ¡lo has perdido, fucking Occidente! Has perdido, has olvidado los placeres intensos, has dejado de sentir el dolor en tus carnes. La sangre ya no corre por tus venas. A pesar de que la disfrutas en las pantallas. La sangre y el sudor y las lágrimas y el goce y la violencia, que crees que son de los otros, pero que son tu propia sangre y tu propio sudor y tus propias lágrimas, tu propio goce y tu propia violencia. Convenientemente empaquetados para ti, Occidente. Listos para disfrutar y para temer. Listos para comprar y consumir.