2017-06-26

Alison Miller: el satanismo es como el terrorismo de bandera falsa


El terrorismo que padecemos cada dos por tres y el abuso satánico ritual son, en esencia, lo mismo. Conviene desmitificar todo este mundo y comprender que lo que hacen es, en el fondo, muy sencillo: abusar sexualmente y torturar a las víctimas, a menudo a niños, para obligarlos a guardar lealtad, obediencia y secretismo. Todo ello en el marco de la programación mental mediante trauma y la creación de mentes disociadas que sirven de manera robótica a las agendas del poder-religión real.

La misma mecánica, más o menos sofisticada, es la que utilizan sectas marginales, minoritarias y la gran secta que son los Illuminati y que controlan todo el mundo. La misma mecánica es la que utilizan en los sofisticados rituales satánicos o luciferinos que articulan el poder-religión real al máximo nivel y los programas de control mental científico-tecnológicos como el MK Ultra-Monarch. La misma mecánica es la de este terrorismo duro que utilizan con los adeptos y el terrorismo blando que aplican para programar a la sociedades en general de diversas maneras, desde el terrorismo fabricado yihadista hasta el terrorismo fabricado de la llamada "violencia de género".

Esto lo cuenta muy bien la psicóloga canadiense Alison Miller, con más de 25 años de experiencia como terapeuta de víctimas de abuso satánico-luciferino ritual, programas de control mental mediante trauma y trastorno de identidad disociativo.